Escuchar este artículo

Invierten en mirador Cristo Rey, pero falta colegio en la zona

Martes, 5 de Febrero de 2019
Los estudiantes del plantel Cristo Rey de La Cabrera, en Cúcuta, pasan dificultades.

En el Olimpo hay dos mundos contradictorios. Uno se desarrolla con el parque Cristo Rey, por más de 8.502 millones de pesos.

El otro, en una escuela que sea cae ante la mirada del monumento del Cristo y de las autoridades locales. 

En la parte de atrás del parque, a solo 50 pasos del mirador turístico, está el colegio San José de Cúcuta, sede de primaria que lleva el mismo nombre del parque. Este atiende a los niños de La Cabrera y de otros barrios cercanos.

Le puede interesar Niños del colegio La Frontera en riesgo por bajo peso

El contraste y la desproporción es evidente: en el parque se está cambiando todo lo existente, excepto el monumento. Se está construyendo rampas de acceso, escaleras, zonas comerciales, plaza, puente metálico para el mirador, ascensor y pasarela para personas con discapacidad. 

Mientras que los alumnos tienen que hacer deportes en una cancha con el piso rústico de cemento, con una cerca oxidada y rota, y sin cubierta. 

(La cancha para hacer deportes no tiene cubierta y la cerca está completamente oxidada y rota.)

El mirador, además, tendrá salas sanitarias nuevas, mientras que los niños tienen salas sanitarias a las cuales los bajantes no les sirven.

El teatrino que tendrá el Cristo Rey está valorado en 440 millones de pesos. Estos recursos serían suficientes, y hasta sobrarían, para rehabilitar el comedor que tenía el colegio, cerrado hace años porque no se podía sostener debido a la falta de recursos.

La seguridad de los niños debe ser prioridad, y actualmente la institución educativa no cuenta con celador. Las maestras cumplen doble función: docentes y vigilantes.

El espacio no cuenta con una cerca perimetral con la altura adecuada, por lo que han sido objeto de varios robos, dejando al plantel sin equipos valiosos para las clases y para la recreación de los niños. 

La segunda semana de enero, el alcalde César Rojas hizo una supervisión de las obras, y entró al colegio, es decir, que no le es desconocida la realidad de la escuela.

Lea además Niños de 6 años andan 10 kilómetros para ir a estudiar

Representantes de la comunidad y en el mismo colegio le plantearon a Rojas cada una de las necesidades que tiene la institución, una de las cuatro sedes que tiene el colegio, donde atienden a cerca de 3.251 estudiantes.

El secretario de Infraestructura municipal, Yonny Pascual Contreras, precisó que tienen conocimiento del plantel, pero que por ahora no tienen previsto planes de inversión de mejoramiento de esta infraestructura educativa.

A la salida del colegio, Noelia Rincón, abuela de dos estudiantes, precisó que la educación que se ofrece en este espacio es de calidad. 

“Las maestras de este colegio son profesionales con experiencia, y eso vale mucho, al momento de la enseñanza. ¿Qué haría falta? Que a la escuela le hagan cariñito, nada más, es decir, que le inviertan recursos y los que pueden hacer eso son los gobernantes”, dijo.

Image
La opinión
La Opinión