Escuchar este artículo

Ips cerradas no volverán abrir

Viernes, 20 de Julio de 2018
Existen diferentes factores que impiden volver a habilitarlos como espacios dedicados a la atención en salud. 

Que vuelvan a abrir las 17 Ips en Cúcuta que fueron cerradas hace ya más de ocho años, no será posible.

La petición hecha por los habitantes de varias comunidades donde se encuentran estas infraestructuras no se hará efectiva. No es factible, según la Empresa Social del Estado (Ese) Imsalud, que maneja estos institutos prestadores de servicios de salud. 

Pero, ¿qué van hacer con estos espacios? ¿Se van a perder? ¿A dónde están acudiendo estos pacientes? La gerente de Imsalud, Katherine Calabró Galvis, explicó que han venido analizando la situación de cada uno de los centros y existen diferentes factores que impiden volver a habilitarlos como espacios dedicados a la atención en salud. 

Entre los argumentos que presentó Calabró están: las infraestructuras están deterioradas por el tiempo en desuso, no cumplen con los requisitos de habilitación establecidos en la normativa de salud vigente, no cuentan con los recursos para mejorar las infraestructuras, y tampoco para el sostenimiento en el tiempo.

Aseguró que ya le es complicado sostener las 37 Ips que tienen activas en la ciudad. “Nosotros con las Eps manejamos es contrato capitado, es decir, nos pagan es por un número de usuarios que tienen contratado. Si abrimos otras Ips no quiere decir que se vaya a recibir más ingresos”, sostuvo. 

Además, explicó que desde que empezó a funcionar la ESE Imsalud, en el 2000, recibieron estos centros de salud sin prestar el servicio. Detalló que estos espacios anteriormente eran del departamento y hacían parte del hospital Erasmo Meoz. Las historias médicas de los pacientes que utilizaban estos espacios fueron distribuidas en la Ips que les quedaran más cercas de sus viviendas.

Las Ips en la zona urbana de Cúcuta son: Antonia Santos, Chapinero, Escobal, Los Alpes, Panamericano, Pueblo Nuevo, Vallesther, Virgilio Barco, Atalaya primera etapa, Centro Norte, Torcoroma y Cuberos Niño; y en zona rural están: Rayan, Ricaurte, El Carmen de Tonchalá, Limoncito, Puerto Villamizar.

Imsalud está analizando la situación jurídica de cada predio, porque alguno de ellos quiere ser vendidos para adquirir un espacio donde puedan ubicar la sede administrativa, que actualmente funciona en el centro comercial Bolívar, en un local arrendado.

A las Ips de Antonia Santos, Chapinero, Pueblo Nuevo y  Vallesther les hicieron los avalúos a finales del año pasado. Según Calabró, se le hará la propuesta a la junta directiva para venderlas.

“La idea es llevar esa propuesta, porque para tener una sede propia se necesitan unos recursos, igualmente estamos gestionando un crédito, porque no solamente es comprar el predio sino la adecuación y dotación”, dijo.

En Chapinero se está hablando con la secretaría de Salud porque esta requiere un espacio para poner el programa de vectores, y solicitaron esa infraestructura. Hoy, están analizando de un comodato. 

La infraestructura ubicada en el barrio Los Alpes está estudiando si es necesaria la demolición, porque está bastante deteriorada. En el caso de Virgilio Barco, que fue la última en ser cerrada, y donde la comunidad está pidiendo que se la entreguen, la gerente de Imsalud precisó que el espacio no puede ser utilizado porque es considerado de alto riesgo según lo determinado por los funcionarios de Gestión del Riesgo.

“Entendemos la necesidad de tomar una decisión sobre cada una, porque si siguen así las infraestructuras se van a seguir deteriorando”, dijo.

Los vecinos han denunciado que el abandono de las estructuras es propicio para que se enconchen delincuentes y consumidores de drogas. Aseguró la gerente de Imsalud que van a colocar vigilantes en algunas de ellas.

Image
La opinión
La Opinión