Escuchar este artículo

Jóvenes se contagian más por COVID-19, pero mueren menos

Viernes, 9 de Julio de 2021
En Norte de Santander la tasa de mortalidad más alta está en hombres entre 70 y 74 años, con 266 casos, por las 170 muertes de mujeres.

Falta de cuidados, más restricciones y una vacunación inexistente en población con edades bajas serían las principales causas para que en Norte de Santander y en el país los casos de COVID-19 en jóvenes y niños estén en aumento, en medio de la tercera ola de la pandemia.

Según el Sistema Integrado de Información de la Protección Social (Sispro), con corte del 6 de julio, el rango de hombres entre los 30 y 34 años son los que más se contagian en el departamento, al registrar 3.780 casos, por los 3.662 positivos de mujeres. Mientras que entre los 40 y 45 años son 3.339 positivos en mujeres y 3.194 en hombres.

En el rango de edad entre los 25 y 29 años, son las mujeres las que más se contagian al registrar 3.658 casos, por los 3.602 positivos de los hombres. Entre los 20 y 24 años también se han registrado más positivos de mujeres, con 2.597, por los 2.410 de los hombres. La cifra ya disminuye entre los 15 y 19 años al contabilizar 1.029 positivos en mujeres y 986 en hombres. 

En la misma plataforma se evidencia que en el departamento la población mayor ha adquirido en menos número el virus, registrando un pico de 2.317 mujeres entre los 50 y 54 años (2.117 hombres), 2.034 mujeres entre los 55 y 59 años (1.938 hombres), disminuyendo la cifra aún más en el rango de 60 a 64 años, al registrar 1.589 positivos de mujeres y 1.567 de hombres. 

El médico internista y hematólogo, Carlos Roberto Varón, director científico de la Unidad Hematológica Especializada, relaciona este comportamiento de la COVID-19 en la población joven por la falta de autocuidado. 

“Antes había más cuarentena, más medidas, ahorita los mayores están más vacunados; como ya no hay cuarentena y aislamiento y se abrió la economía, los jóvenes están viajando y asistiendo a las fiestas y pues se están contagiando. Esto es de cuidarse”, sostuvo a La Opinión. 

Varón afirma que las dos primeras olas de la COVID-19 "contenían el virus salvaje, que fue el que mutó del animal al hombre, pero en la tercera ola predominan los virus mutados, que son las variantes, como la británica, la africana, la brasileña, la india y las dos californianas”.  

El especialista aclara que esta situación no solamente se vive en Colombia sino en todo el mundo y puso de ejemplo a Inglaterra e Israel, que adelantaron jornadas masivas de vacunación y las curvas de contagio se han elevado. 

“Eso quiere decir que las vacunas no son tan efectivas para esta variante Delta, por lo que el virus estará por otro gran tiempo”, aseveró.  

Por su parte, el epidemiólogo Roberto Baquero Nieto, gerente de valor de Annar Technology Diagnostic, de Bogotá, sostiene que la amenaza del virus siempre ha existido para los jóvenes y los niños, aunque pocos casos llegaban a una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). 

“En estos momentos han salido pacientes jóvenes por COVID-19 impulsados por las aglomeraciones y marchas, aunque esto no está comprobado científicamente. Algunos de ellos han llegado a la UCI, y es una hipótesis debido a que seguimos aprendiendo de esta enfermedad, porque tenían patologías encubiertas no diagnosticadas”, apuntó. 

Baquero invitó a la población a vacunarse, debido a que es la única posibilidad de disminuir los riesgos, claro está, sin apartarse del autocuidado. 

“La vacunación no significa 100% inmunidad, hay una disminución considerable de internarse y de agravarse, pero debemos seguir, ante todo, con la protección, es decir cero aglomeraciones, distanciamiento social, tapabocas y lavado de manos. Me encanta Cúcuta, me parece una ciudad hermosa, pero la invitación es a que se vacunen”, señaló. 

Según Sispro, el pico más alto de muertes por la COVID-19 en Norte de Santander se encuentra en hombres entre 70 y 74 años, con 266 casos, seguido por los 256 fallecimientos de entre 65 y 69 años. En cuanto a las mujeres, la mayor tasa de muertes derivadas de esta enfermedad se da en el rango de edad entre los 70 y 74 años, con 170 casos, 96 menos que los hombres, seguido del lapso entre los 65 y 69 años, con 155 muertes, 101 menos que los hombres.

En el plano de los jóvenes, 32 hombres entre 30 y 34 años han perdido la vida en el departamento, 18 casos menos que las mujeres (14), mientras que en el rango entre los 25 y 29 años 14 son los hombres que fallecieron, por 4 mujeres.  

Entre 20 y 24 años, ocho hombres y una mujer han fallecido por COVID-19 en Norte de Santander, mientras que entre los 15 y 19 años son cuatro las víctimas, todos hombres. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas