Escuchar este artículo

La cartera del Meoz es una bomba: Tonino Botta

Lunes, 25 de Mayo de 2020
El médico, quien ahora lleva las riendas del hospital, habló de la situación de la institución.

El médico urólogo Tonino Botta, quien recién asumió las riendas del Hospital Universitario Erasmo Meoz, tiene claro la clase de barco que comenzó a capitanear. 

No se trata de cualquier embarcación, es ni más ni menos que el principal centro asistencial del departamento y considerado uno de los mejores hospitales del país, amén de los gravísimos problemas de cartera que carga a sus espaldas y del hecho de estar en una frontera en crisis desde hace cinco años por la explosión migratoria que se desató desde Venezuela.

Él conoce en profundidad las entrañas de la institución, como quiera que hace 32 años llegó a ejercer su internado de medicina en sus instalaciones, cuando apenas se abrían las puertas al público.

Algo que no comprende es el hecho de que en aquella época, con menos público por atender, el hospital tenía más camas que ahora.

En la hoja de ruta que está trazando en compañía de sus inmediatos colaboradores tiene en mente ampliar no solo el número de camas sino la capacidad instalada del hospital.

La cartera

La Opinión: Hablemos claros, usted ha llegado a un hospital que si bien funciona en apariencia bien, la alta cartera morosa que carga lo podría hacer trastabillar en cualquier momento. ¿Cómo es la realidad financiera del Hospital que recibió el pasado 16 de mayo?.

Tonino Botta: Es crítica. Si bien es cierto la administración que salió hizo una adecuada gestión, este hospital, a la fecha tiene una cartera morosa de alrededor de los 400.000 millones de pesos y un pasivo de 32.000 millones de pesos. Y sin que nosotros nos hayamos gastado un peso, esta administración se encuentra con un presupuesto comprometido en un 50 por ciento, solo en cinco meses del año.

LO: ¿Con este panorama cómo piensa poner en marcha su proyecto de ampliar el hospital?

Los recursos son exiguos y las necesidades inmensas. Estamos preparando un proyecto para presentarlo al Gobierno Nacional. Nosotros tenemos el terreno y con ese avalúo más unos recursos que nos debe el ministerio de Salud nos vamos a presentar al Gobierno Nacional para que cofinanciemos el proyecto. Mire, esto es una necesidad sentida, hace 32 años teníamos 400 camas y hoy solo 350, al igual que menos quirófanos que antes.

LO: ¿Qué plan tiene para recuperar la cartera morosa?

Es la preocupación que tenemos, hemos diseñado un plan y estamos analizando por qué no se pudo solucionar esa situación de deudas.

Nosotros estamos dispuestos, llegado el caso, a flexibilizar las pretensiones que se tienen (con los deudores) para poder llegar a un feliz arreglo.

Pero también, debemos tener debidamente soportada la cartera, para que con la Ley de Punto Final nosotros podamos acceder a los recursos que el gobierno tiene para lo que podría ser borrón y cuenta nueva, y saldar las deudas, que si bien es cierto no serán en el ciento por ciento, tenemos que aproximarnos a que se borren.

LO: ¿Cómo ha hecho el hospital para sobrevivir  con tanta plata que le deben?

El hospital vive de la venta de servicios, pero hay otras fuentes que lo alimentan, como el sistema general de regalías, la estampilla prohospital, etc. esto le permite respirar a la institución.

LO: ¿Cómo está el pago de los empleados y proveedores?

En estos momentos tenemos garantizados los pagos de trabajadores y proveedurías hasta diciembre, pero tenemos que buscar más recursos.

La pandemia

LO: ¿Del Gobierno Nacional qué plata le han llegado al hospital en el presente año?

Se recibieron unos 27.000 millones de la deuda por servicios prestados a pacientes venezolanos (ver recuadro) y por otro lado, 6.000 millones de pesos de un premio por buen comportamiento con las finanzas. Pero esto no solventa la carga por completo. Debo decir que el funcionamiento, día a día es bueno, pero la cartera morosa es altamente preocupante y puede poner en riesgo al hospital, por eso tenemos que recuperarla.

LO: ¿El hospital está preparado para lo que se viene de la pandemia?

De acuerdo a la capacidad que tenemos en estos momentos, puedo decir que sí estamos preparados.

Esto tomó por sorpresa a todo el mundo. En un principio se sobredimensiona la necesidad que van a tener las instituciones por los posibles casos que van a necesitar hospitalización.

Nosotros alistamos una expansión y progresivamente por demanda de servicio se va a ir abriendo en la medida que se requiera. Igualmente el hospital tiene habilitado para la hospitalización de la gente que lo requiera.

Debemos ser claros: no podemos tampoco sobredimensionar el gasto en un evento que no sabemos su comportamiento.

LO: ¿para cuándo se espera el pico más alto de la pandemia?

Hoy, lo que se conoce de los casos de Cúcuta son los datos de hace 20 días. Por qué, porque dependemos del Instituto Nacional de Salud, que demora alrededor de 20 días los resultados de las muestras.

Entonces no se les extrañe que en tres semana escuchen que se dispararon los casos.

LO: Que debilidades y qué fortaleza le ve al hospital.

La fortaleza, que tenemos el talento humano, eso es lo más importante, es el capital más estratégico. Lo que tenemos es que devolverle al talento humano un clima laboral, con paz y tranquilidad, el buen trato es clave.

Las amenazas: he conformado un equipo de médicos a cargo de los servicios que se tienen, para que las necesidades de ellos en  servicios se cumplan. Hay servicios rezagados en tecnología.

LO: Se dice que el Hospital Universitario Erasmo Meoz no presenta proyectos para gestionar nuevos servicios, ¿esto es cierto?

El ministerio de Ciencia y Tecnología hizo una invitación para que presentáramos un proyecto para poder modernizar y hacer del laboratorio unas áreas nuevas de pruebas y de investigación que hoy  no se hacen. Lastimosamente Santander presentó 16 proyectos y le viabilizaron seis; el hospital nuestro no presentó ninguno.
 
No obstante, la actual administración prepara un proyecto para presentarlo a este ministerio en busca de implementar nuevas alternativas de servicio a nuestros pacientes. Nosotros tenemos que ser los líderes de la salud, no una clínica privada.

Las urgencias

LO: Las urgencias  a toda hora viven colapsadas, ¿cómo lograr cambiar esa imagen?

Nosotros estamos buscando un médico urgenciólogo con el cual poner fin al represamiento de pacientes en esta unidad. Ha venido pasando el viejo cuento de que la consulta externa está muy demorada y hay que ir por urgencias porque lo atienden más rápido y porque allí tengo a un amigo. No, esto se acabó. De ahora en adelante se clasificará a los pacientes por la urgencia que llegue, porque llegan desde heridos por bala hasta por caspa.

LO: ¿Por qué no está en funcionamiento la unidad de cancerología del hospital?

No existe explicación para que este hospital no tenga oncólogo clínico, oncólogo pediatra y un servicio de radioteprapia.  Si hay un servicio altamente rentable es el de radioterapia.

Estamos buscando los profesionales para que estén al frente de esta unidad. Por años ha estado subutilizada existiendo tanta demanda en Cúcuta para pacientes que requiere esta atención. Nosotros le vamos a poner a funcionar.

La deuda por servicios a los venezolanos

¿La deuda por atención a venezolanos crece día a día, qué solución hay para ponerle techo a eso?

Es de gran preocupación para nosotros. Para nadie es un secreto que ninguna empresa trabaja sin techo presupuestal. Hay que saber hasta dónde se llega en el gasto y qué se puede comprometer.

La población migrante está siendo atendida por la red pública, el hospital lo tiene que asumir y es el gobierno nacional el que debe responsabilizarse del pago.

Por este servicio se tenía una factura de alrededor de 80.000 millones de pesos, y nos han abonado 27.000 millones, con un saldo de 55.000 millones.

Es obligación de la actual administración buscar los mecanísmos para asegurarnos que el Gobierno Nacional pague y de que no siga creciendo la deuda.

Image
La opinión
La Opinión