Escuchar este artículo

La sequía se prolonga y el nivel del río Pamplonita sigue bajando

Miércoles, 22 de Abril de 2020
Las condiciones climátológicas actuales no son las más favorables para la ciudad, que afronta una de las sequías más prolongada de los últimos años.

La sequía y las altas temperaturas que han venido azotando a la capital nortesantandereana están generando consecuencias en el nivel del río Pamplonita, que ha venido evidenciando una gran disminución en el nivel de su cauce. 

En un recorrido que La Opinión hizo por el tramo del río Pamplonita aguas arriba de la bocatoma, se observó que el nivel del afluente es muy bajo y con tendencia a seguir en descenso.

Según Hugo Vergel, gerente de la compañía de acueducto Aguas Kpital, el nivel de la fuente de donde se surte el acueducto de los cucuteños  se encuentra en un nivel bajo por la sequía que se ha evidenciado en los últimos días, sin embargo, aún no ha llegado a un nivel crítico en zona de bocatoma.

“De igual manera, ya tenemos preparados los planes de contingencia para regular el consumo de agua del río y suplir la demanda de la ciudad a través del traspaso que hacemos del río Zulia al Pamplonita”, aseguró Vergel. 

A pesar de que el suministro de agua a más de 700 mil usuarios en Cúcuta no se ha visto afectado, si la ausencia de  lluvias se prolonga por más tiempo sería inminente el que se  tenga que racionar el líquido vital y suministrarlo por turnos a los usuarios de la ciudad. 

Razones de la sequía

Jose Antonío García Negrón, subdirector de cambio climático de la Corporación autónoma regional de la Frontera Nororiental, Corponor, indicó que la sequía que está afrontando la ciudad se debe tanto a factores climáticos como a factores antrópicos.

“Estamos frente a un periodo de sequía atípico, las precipitaciones se debieron haber presentado hace más de 15 días”, precisó García.

A esto se suman los factores antrópicos, como lo son los procesos de deforestación, quemas, ampliación de la frontera agrícola y pecuaria que están contribuyendo a la disminución del proceso de retención y recarga de los acuíferos presentes en Norte de Santander. 

Por otra parte, Yolanda González  Hernández,  directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, afirmó que esta semana hay una alta probabilidad de nubosidad, y de lluvias ligeras o moderadas. 

La primera temporada de lluvias en todo el país venía programada desde el pasado 16 de marzo, según el Ideam, y  esta se prolongaría hasta el  mes de junio, siendo abril y mayo los  meses en los que las precipitaciones alcanzarían el pico máximo. 

A pesar de que esta temporada no se ha presentado con dicha intensidad, la Secretaría de Gestión de Riesgos del municipio tiene activados los planes de contingencia para prevenir desastres.

Image
La opinión
La Opinión