Escuchar este artículo

Lo que impactó en Cúcuta este 2019

Lunes, 16 de Diciembre de 2019
Las fotomultas y el registro de vehículos venezolanos fueron algunos de los sucesos del año.

Luz verde para las fotomultas en Cúcuta

Cúcuta estrenó este año las cámaras de fotodetección electrónica. En total, el Ministerio de Transporte aprobó para la ciudad 13 puntos de fotomultas, con 18 cámaras, de los cuales ya funcionan de manera sancionatoria ocho.

Sin embargo, esta ha sido la manzana de la discordia y la polémica. El exalcalde Donamaris Ramírez interpuso una acción popular sobre la cual el Juzgado Administrativo Tercero Oral de la ciudad decretó una medida cautelar contra el acuerdo municipal del sistema de cámaras de fotomultas.

Pero a principios de noviembre el Tribunal Administrativo de Norte de Santander terminó de dejar sin efecto la medida cautelar anterior.

La realidad es que aún quedan cinco puntos por activar en la etapa sancionatoria en la ciudad.

Lea además En etapa pedagógica 7 cámaras más de fotomultas en Cúcuta

Se logró el registro de carros


El registro de los vehículos venezolanos por fin se logró concretar en Norte de Santander. En los municipios de Cúcuta, Los Patios, Villa del Rosario, Puerto Santander, El Zulia, San Cayetano, Ocaña, Pamplona se registraron 68.500 vehículos, aproximadamente.

Según los datos que maneja la Secretaría de Hacienda Departamental, el 62,9 % de los vehículos registrados son carros y el 37 % son motocicletas.

Luego de los intentos frustrados con la internación, el Gobierno Nacional, por medio de la Ley 1955 del 25 de mayo de 2019, otorgó tres meses para cumplir con el proceso de legalización de estos carros.

Dicha ley fue proferida por el Congreso de la República para regularizar el tránsito de estos carros y motos.

Los propietarios o tenedores de los vehículos venezolanos que estaban circulando en el departamento y que quedaron desde 2015 (año en el que se cerró la frontera), en el territorio nacional, debían cumplir la ley, ya que el Estado colombiano necesitaba conocer estas cifras.

En julio comenzó el proceso, que se cumplió durante tres meses, (fecha límite establecida el 10 de octubre), y dos semanas antes de cerrar el trámite, las colas eran interminables en la Secretaría de Hacienda departamental, donde se debía hacer efectivo el pago del impuesto de rodamiento. 

El impuesto que pagaron los tenedores de estos vehículos equivale al 50% de lo que paga el dueño de un carro con matrícula colombiana.

Este trámite se hizo contemplando cuatro fases: el registro de la documentación, la validación por parte de la Secretaría de Hacienda, el pago del gravamen, y la expedición de la credencial.

Inversión educativa

La inversión hecha en el sector educativo en Cúcuta en los últimos cuatro años alcanzó la cifra de 60.000 millones de pesos.

Estos recursos han hecho que la administración municipal haya puesto a la educación en uno de los primeros renglones de atención. 

Se construyeron tres nuevos colegios que albergan a unos cuatro mil estudiantes. Pero también invirtieron en instituciones educativas emblemáticas de la ciudad como el Inem, Mercedes Ábrego y el colegio municipal.

El monto no solo se ha enfocado en infraestructura sino en dotación, capacitación, alimentación escolar, seguridad y desarrollo tecnológico. Sin embargo, la creciente demanda de estudiantes hace necesario una mayor inversión en construcción de más aulas y mayor dotación.

Cabildo abierto para Aguas Kpital

Con 436 firmas se avaló el cabildo abierto para Aguas Kpital.

El jueves 23 de mayo se hizo la audiencia en el parque Santander con la presencia de habitantes de los distintos barrios, el Concejo y el grupo de ediles de la comuna 1 de Cúcuta que lideró esta petición.

A esta rendición pública faltó la gerencia de la empresa de servicios públicos, el alcalde de Cúcuta, el gobernador y la contralora municipal.

En la audiencia pública se llegó a tres  grandes conclusiones: la primera fue la necesidad de  suspender el proceso de cambio de medidores.

La segunda, que se concierte a los usuarios en el procedimiento, dando a conocer aspectos de la ley y la parte técnica. Y tercera, que se aclare el tema de las tarifas y subsidios establecidos a los estratos más pobres de la ciudad.

El POT de Cúcuta fue aprobado 

Luego de pasar por distintas fases, polémicas y puntos encontrados, El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Cúcuta fue aprobado este año.

El documento tuvo la aprobación de Corponor en la materia ambiental, y la emisión del concepto por parte del Consejo Territorial de Planeación. Ambos requisitos indispensables para que llegara al concejo.

Una vez en mano de los ediles, el proyecto de acuerdo pasó por un doble cabildo abierto, debate, estudios. Pero también fue objeto de investigación de la Procuraduría Provincial de Cúcuta.

El texto final logró incorporar los Planes de Ordenamiento y Manejo de Cuencas Hidrográficas (Pomcas) de los ríos Zulia y Pamplonita.

Además, se incorporó el régimen de transición de cuatro años para las actividades de lavandería, tintorerías y comercialización, y selección de residuos sólidos para que salgan del centro de la ciudad y se ubiquen en las zonas dedicadas a las actividades industriales, en el anillo vial occidental y los corredores suburbanos.

El estudio de microzonificación sísmica del componente de gestión de riesgo y desastres quedó para después. Se estableció en el documento que a corto plazo (2 años) se haga este análisis. 

Los estudios de cómo será el sistema de transporte público metropolitano sostenible y moderno para los próximos 2 a 4 años quedó como tarea pendiente para la próxima administración.

La invasión del espacio público, eterno problema

La ocupación del espacio público en el centro de Cúcuta tampoco se resolvió este año. Al contrario, cada día son más los vendedores informales en los andenes, separadores y demás sitios.

La Alcaldía de Cúcuta emprendió de nuevo un plan para lograr la reubicación, que fue antecedido por una caracterización que alcanzó solo a unas 240 personas. 

Pero, este último número es poco para las estimaciones que llegan a hablar hasta de 7.000 vendedores informales en la ciudad.

El municipio dio alternativas de reubicación en la Nueva Sexta, centro comercial Las Mercedes, la posibilidad de trabajar de manera formal en Mercados al Barrio, e incluso de vincularse con emprendimientos. 

Sin embargo, solo una minoría se vinculó y la mayoría no consideró estas opciones como una salida al eterno problema de la ciudad: la informalidad.

Image
La opinión
La Opinión