Escuchar este artículo

Los errores que afectan a Cúcuta cada vez que llueve

Lunes, 16 de Octubre de 2017
Históricamente, la 'Perla del Norte' ha sido una ciudad vulnerable a las inundaciones.

La forma en que actúan muchos cucuteños en el manejo de las aguas negras y lluvias no es la correcta. Por eso, la ciudad se convierte en una gran laguna cada vez que llueve.

La causa de este caos, según expertos en acueducto y alcatarillado,  tiene su origen en las conexiones erradas de tuberías que hacen los contructores y propietarios de predios, pero también en la ausencia de planeación en materia de urbanismo. 

Para Luz Marina Barbosa, directora de estudios y diseños de la empresa Aguas Kpital, las inundaciones que se padecen en muchos sectores de la ciudad no son por la falta de alcantarillado de aguas negras, sino porque no se cuenta con un plan maestro de alcantarillado de aguas lluvias.

Esto se agudiza en los mismos hogares, cuando el constructor o el propietario del predio deciden, de manera errada, conectar las tuberías de aguas lluvias al tubo de alcantarillado de aguas negras. 

“No hay tubería que resista dos caudales,  y el resultado son alcantarillas rebosadas, calles inundadas y viviendas con el agua al cuello”, dijo Barbosa.

La directiva reveló que en las inspecciones adelantadas en aquellos sitios en los que se han presentado problemas por el rebose de alcantarillas de aguas negras e inundaciones de calles, se han encontrado con toda clase de errores técnicos y de planeacións que son los que producen los problemas de aguas negras y lluvias en los barrios (ver infografía de errores más comunes).

La afectación por estos motivos es bien grande, debido también a la baja cobertura de alcantarillado pluvial. A lo largo de la historia Cúcuta no se ha decidido a invertir en un plan maestro, señalaron líderes comunales a La Opinión (Ver recuadro).

Barbosa agregó que en las visitas practicadas ha quedado en evidencia que un gran porcentaje muy alto de la población  conecta por error las aguas de las bajantes de tejados, cubiertas y los sifones de patios al alcantarillado sanitario.

Por esa razón -dijo- cada vez que llueve en la ciudad se rebosan las tuberías de alcantarillado sanitario llegando en algunos casos a regresarse las aguas negras a las viviendas.

El problema -añadió la directora de estudios y diseños- es que no solo se conectan las aguas lluvias de las viviendas sino de algunas calles que arrastran no solo sedimentos sino todo tipo de basura, como llantas, muebles y ropa vieja.

La empresa de acueducto lidera una campaña de cultura ciudadana en la que se invita a los ciudadanos a no seguir cometiendo los mismos errores del pasado en cuanto al manejo de las aguas lluvias y negras.

Se hace necesario también inversiones en construcción de nuevos canales de aguas lluvias, que sirvan de complemento a los actuales canales que tiene la ciudad, precisó Barbosa.

Línea del tiempo

1922 Se crea la primera autoridad ambiental, y se empieza el uso de aparatos sanitarios.

1925 Se adelanta el primer estudio de alcantarillado de aguas negras.

1933 Se abren concesiones para alcantarillados privados.

1939 Se construyó el primer alcantarillado de aguas negras en Cúcuta.

1961 Se inicia la construcción del canal Bogotá

1984 Se hace el primer intento de tratamiento de las aguas negras, con una laguna de oxidación en el sector de La Palestina.

2006 Se firma el contrato de operación del acueducto de Cúcuta con la empresa Aguas Kpital.

2007 La EIS Cúcuta presenta a Corponor el plan de saneamiento y manejo de vertimientos.

2016 Aguas Kpital elabora un estudio para la implementación de tres plantas de tratamiento de aguas negras.

Image
La opinión
La Opinión