Escuchar este artículo

Los Pacheco: 11 años casados con 200 habitantes de la calle

Martes, 8 de Diciembre de 2015
La pareja acude cada domingo a distintos lugares de Cúcuta para servir comida a los habitantes de la calle.

Ver a cinco hombres y dos mujeres buscar afanosamente comida en bolsas de basura arrumadas a un costado del Canal Bogotá, en el sector del puente de tirantas, marcó para siempre el destino de Erick Pacheco y Viviana Flórez.

Nos conmovió esa escena, y desde entonces dedicamos un tiempo de nuestras vidas cada semana a ayudar a esta gente que vaga por las calles sin rumbo fijo”, dice Pacheco.

Desde aquel día (un 20 de diciembre), ya han pasado 11 años. Entonces, la pareja se decidió ir al extinto barrio Chino del Canal Bogotá con 50 vasos aguamieles y 50 emparedados de queso y jamón.

“Cuando llegamos, vimos que la necesidad era mucho más de lo que llevamos: del canal salieron 180 personas entre hombres, mujeres, adolescentes y hasta niños, en busca de alimento, relató Pacheco.

Eran tiempos en los que las autoridades, en lugar de brindarle ayuda a esta gente, lo que hacía era perseguirla como si se tratara de delincuentes a los que había que exterminar, recuerda la pareja.

Pero quizá lo que más conmovió a Pacheco y a Flórez a emprender una cruzada en favor de los habitantes de la calle fue la descomposición en que se debatían niños y adolescentes, presas del vicio  de las drogas, el licor y la prostitución. “Fuimos testigos de menores de edad que vendían su cuerpo por un cigarro de marihuana o una bolsa de basuco, por eso nos dimos a la tarea de convocar a otros amigos a que nos ayudaran a sacar del canal a estas personas”, cuenta Pacheco.

Recuerda con especial cariño a la niña violinista de la filarmónica de Cúcuta que cayó en las garras del vicio y del canal, y que después de un trabajo social que se adelantó con ella se le pudo rescatar y devolver al seno de su hogar.

Pacheco y su esposa dicen que en los 11 años de trabajo con los habitantes de la calle han llegado a la conclusión de que hace falta una política pública que le tienda la mano a esta población de Cúcuta que asciende a unas 200 personas, las mismas a las que llevan alimento, topa y brigadas de aseo  en los parques Antonia Santos, Lineal y el Canal Bogotá.

El trabajo hasta ahora se ha hecho con recursos propios y de amigos que se han unido a ellos en una causa que pide a gritos el apoyo de la alcaldía y de la empresa privada, precisaPacheco.

*La Opinión