Escuchar este artículo

Mujeres víctimas de la guerra le apuestan a sembrar

Martes, 1 de Octubre de 2019
Las integrantes de la asociación Sueños de Libertad cultivan plantas medicinales, ornamentales y árboles maderables.

Con el sudor de su frente  y el producto de la tierra, ocho mujeres víctimas del conflicto armado consiguen el sustento de sus hogares  con la siembra.

Esta iniciativa amigable con el medio ambiente se inició hace cuatro meses desde la asociación de víctimas ‘Sueños de Libertad’ y a la fecha ha  logrado que siembren  plantas medicinales, árboles ornamentales y maderables mientras llevan el sustento a sus hogares.

En palabras de Jazmín Pinzón, presidenta de la asociación  y administradora del vivero,  la meta es reunir a más mujeres dispuestas a trabajar en el proyecto que ronda la mente de las integrantes del vivero: terminar su cosecha de cilantro e iniciar la siembra de tomate y pimentón, reto que se dificulta debido a la falta de recursos.

“Pese a que la Corporación Autónoma Regional para la Frontera Nororiental (Corponor) dispuso un ingeniero que nos asesora durante el proceso de cosecha y a tener el terreno para efectuar la labor, trabajamos con las uñas”, expresó Pinzón.

Por su parte, Andrés Rodríguez, ingeniero a cargo de la asesoría del grupo, aseguró que se ha brindado apoyo técnico, pero, pese a ello, aún hay aspectos por mejorar.

Sobre  los recursos, la coordinadora de educación ambiental de Corponor, Alma Castillo, aseguró  que se han entregado apoyos a los viveros, e incluso el grupo recibió capacitación sobre otra iniciativa: Mercados Verdes.

“Los grupos que quieren pasar a ser empresa ya recibieron capacitación en el proyecto Mercados Verdes en julio.  Como recursos han recibido  abono, el polisombra, herramientas y demás elementos que permitan cumplir el objetivo del proyecto”.

Es de destacar que este vivero hace parte de una estrategia contenida en los Proyectos Ciudadanos por la Educación Ambiental (Proceda), el cual tiene como objetivo reforestar áreas comunes mientras los participantes obtienen una entrada económica amigable con el medio ambiente.

Proceda hace parte del Plan Departamental de Educación Ambiental 2016-2026. Las mujeres tienen planeado incursionar en los negocios verdes una vez  la naturaleza les dé el fruto de sus esfuerzos.

“Queremos salir adelante y emprender con un negocio que cuida del medio ambiente, es nuestro sueño”, dijo Pinzón. 

Es de destacar que según el Ministerio de Ambiente, los negocios verdes son actividades económicas que generan impactos ambientales positivos.

Kevin Beltrán | Practicante de periodismo

Image
La opinión
La Opinión