Muro divisorio enfrenta a colombianos y venezolanos en Tucunaré

Miércoles, 8 de Mayo de 2019
La línea divisoria se trazó en la cima del cerro que separa a vecinos de dos sectores.

El muro que pretenden levantar vecinos de la parte alta del barrio Tucunaré, bajo el argumento de que se están defendiendo de los delincuentes, se convirtió en un litigio binacional, al menos entre vecinos de dos sectores, con la diferencia de que en uno de ellos, en la parte baja, viven en su mayoría familias venezolanas.

La línea divisoria se trazó en la cima del cerro que separa ambas partes,  y sobre ella los vecinos colombianos del primer sector levantaron listones de madera para cercar con alambre púas e impedir el paso de los de, otro sector.

El argumento para este muro es el de los constantes robos de que son víctimas las familias que viven en las manzanas C y D de la parte alta. “Nos tienen desesperados los ladrones, no podemos descuidarnos un segundo porque se nos desaparecen las pertenencias”, dijo María Eugenia González, una de las vecinas afectadas.

La mujer dijo que de un tiempo para acá resultaron atrincherados en sus casas para evitar ser víctimas de los delincuentes que actúan y huyen hacia la parte baja del barrio. Agregó que esto no sucedía en los 40 años que llevan viviendo en el barrio.

En la parte baja del cerro viven unas 100 familias en ranchos de tabla y techo de zinc; en su mayoría son venezolanos que a su llegada a Cúcuta decidieron invadir ese terreno. 

Para entrar y salir de allí deben escalar la montaña y atravesar el área en donde los vecinos de la parte alta intentaron levantar el muro.

El muro nos perjudica, porque nos impide la libre movilidad, en especial a los niños cuando deben ir a la escuela, dijo Javier García, un venezolano que admitió que hace un año invadió y levantó un rancho en la parte baja para vivir con su esposa y tres hijos. “No tenemos trabajo, ni plata para pagar arriendo, por eso vinimos a parar acá”, dijo el hombre.

La venezolana Yurledis Valencia expresó su enfado con sus vecinos colombianos, por pretender levantar un muro para impedirles el paso, y aseguró que ellos también, en la parte baja, son víctimas de los delincuentes, que no viven allí, pero vienen de otros sectores.

“Aquí lo que se está presentando es una clara muestra de discriminación hacia nosotros que vinimos de otro país”, dijo la mujer.

Dijo que si se les impide el paso no tendrían salida para comunicarse con otros sectores. Los niños quedarían encerrados sin poder ir a la escuela.

Victoriano Rangel, quien vive con su esposa y dos hijos en la parte baja, dijo que lo que se está presentando es un claro caso de inseguridad, que afecta a vecinos colombianos y venezolanos por igual y que es la policía la encargada de resolverlo.

Los venezolanos de la parte baja temen quedar incomunicados por el muro que quieren construir sus vecinos colombianos de la parte alta.

Le puede interesar Allanamientos en Santander y Tucunaré

Policía va tras los ladrones

El comandante de Policía de Cúcuta, coronel José Luis Palomino, les dijo a las familias venezolanas que viven en la parte baja del cerro de Tucunaré, que pueden estar tranquilas de que el muro que pretenden levantar sus vecinos colombianos de la parte alta no se permitirá. “Va contra la constitución obstruir la libre movilidad de las personas”, les dijo el oficial.

No obstante, se comprometió a darles resultados en el corto plazo en lo relativo al combate de la delincuencia que los afecta a todos en el barrio.

En ese sector donde se intentó levantar el muro esta semana se llevan a cabo controles y patrullajes especiales en búsqueda de los ladrones que tienen azotados a la comunidad de la parte alta.

“No vamos a descansar hasta erradicar este foco de inseguridad”, les dijo Palomino a las familias.