Escuchar este artículo

Negocios de rumba, a punto de cerrar sus puertas

Miércoles, 26 de Mayo de 2021
Los trabajdores de los negocios de rumba dijeron que la población que sale de noche no alcanza el 30 por ciento.

Desde muy temprano, propietarios y empleados de los negocios nocturnos protestaron frente a la Alcaldía de Cúcuta. Otros, movidos por la necesidad que generar ingresos para el sostenimiento de sus familias, se encadenaron para demostrar la urgencia de lo que exigen: que el toque de queda inicie a la medianoche, de esta manera tendrían más horas para trabajar.

“Todo el comercio está funcionando, menos el de la noche, como si el coronavirus solo se transmitiera de noche”, reclamaron propietarios y empleados de bares.

Los arriendos y los recibos de los servicios públicos – aseguran- no esperan y sí suben de costo. Argumentan que Cúcuta es la única ciudad en la que se mantiene el toque de queda a partir desde las 10 de la noche los fines de semana. “Ni en las ciudades que sobrepasan el 90 por ciento de ocupación de camas UCI tienen medidas tan drásticas como esta”, alegaron.

Los propietarios de negocios de rumba dijeron que la población que sale de noche no alcanza el 30 por ciento, por lo que no representa un peligro para que contagie de forma masiva la COVID-19.

Jairo Parada, vocero de la Asociación de Billares y Pooles (Asobipool), manifestó que si bien siempre han sido escuchados por la administración de Jairo Yáñez, se necesita que se adopten medidas reales que favorezcan y permitan que los establecimientos nocturnos puedan trabajar.  “Lo que también serviría para reactivar la economía de la ciudad, lo mismo que tanto se necesita”.

En horas de la tarde, este gremio de comerciantes fue atendido por la Administración Municipal, en representación del secretario de desarrollo social y económico Sergio Andrés Maldonado.

Maldonado contó que tanto el alcalde Jairo Yáñez como el Gobernador Silvano Serrano acordaron abrir una mesa de trabajo para en conjunto con los propietarios de los establecimientos comerciales revisar todo el tema de aforos, bioseguridad, compromisos y horarios. De esta manera, se espera llegar a acuerdos que garanticen el cumplimiento de las medidas de prevengan el contagio del coronavirus y a la vez sirvan para reactivar este sector económico.

Image
‘Las zonas de rumba  se hunden en deudas’
Image
La opinión
La Opinión