Escuchar este artículo

Nelson Ovalles, el concejal del pueblo

Miércoles, 9 de Diciembre de 2015
En menos de tres años, La Conquista se convirtió en proyecto piloto de servicios públicos. 

A Nelson Ovalles todos en su barrio lo saludan como ‘el concejal’. Aunque antes del 25 de octubre era simplemente Nelson,  el presidente de junta, sus vecinos cambiaron la forma de llamarlo en señal de la victoria del pueblo.

Tiene 27 años, estudia derecho, y vive en una casa de tablas burdas y plásticos, como casi todas las de La Conquista, el asentamiento irregular donde reside.

Con una campaña bastante pobre, con el aval de Opción Ciudadana, y sin un peso para comprar tamales o pasteles para repartir en las reuniones, como lo asegura,  pero con la convicción de ayudar a sus vecinos, y explicarles que el cambio empieza desde las propias casas, empezó a tejer su camino.

Haberse criado en Toledo Plata, un barrio vecino, y ser parte de la junta de La Conquista, fueron sus plataforma política. Su respaldo: las obras que había suscitado en el naciente asentamiento.

“Yo viví gran parte de mi vida en Toledo Plata y sabía lo que era sufrir por agua, alcantarillado y energía eléctrica. Cuando llegué a vivir en La Conquista empecé a gestionar la instalación de servicios públicos para no repetir esa historia”, explica Ovalles desde el improvisado salón comunal, que hace las veces de oficina.

En menos de tres años, La Conquista se convirtió en proyecto piloto de servicios públicos. La electricidad llegó, al igual que las pilas públicas.

Aunque dice que vivir en una invasión no es su mayor orgullo, si lo es trabajar de la mano de una comunidad que se niega a vivir en la miseria y trabaja día a día por salir adelante.

Al preguntársele sobre cuál será su papel en el Concejo de Cúcuta, y cómo piensa retribuir la confianza de las 2.414 personas que lo eligieron, es enfático: trabajará para que los barrios más pobres sean territorio de paz.

Respecto de su  nuevo rol y las malas propuestas que pueden llegar hasta su casa, en busca de favorecer o desfavorecer algún proyecto o acuerdo, dice que la comunidad siempre va a estar por encima de todo, y que no está entre sus planes defraudar a sus vecinos.

Ovalles asegura que no debe favores políticos, y esto le permitirá demostrar con acciones porqué pudo derrotar a los candidatos de la maquinaria de la ciudad.

Así mismo, irse de La Conquista no está entre sus planes, pero tampoco descarta la idea. Para él, el sitio de residencia jamás cambiará su sentido comunitario, ni le hará olvidarlo de sus raíces de barriada informal.

Finalmente, Ovalles dijo que su triunfo en las urnas abrió un camino para que los líderes comunales y populares aspiren y sueñen a cargos de este tipo.

Su elección es una muestra de que desde los barrios más populares también se puede ejercer una política transparente y sin recursos.

Las propuestas de Ovalles

Aunque Ovalles creció en una invasión, Toledo Plata, y vive en otra,  asegura que trabajará desde el Concejo para frenar las invasiones.

“La falta de oportunidades laborales, educativas y de vivienda impulsan a la comunidad a invadir. Yo sé que es vivir sin servicios públicos y esta es una situación deplorable que  no podemos permitir que se siga replicando”.

El concejal electo dijo que las invasiones son el fiel ejemplo de la falta de planificación de una ciudad por lo que trabajará de la mano  de  la alcaldía en la búsqueda de soluciones.

Ovalles aseguró que buscará gestionar proyectos a favor de la población más pobre y dijo que se bandera será la educación y el trabajo comunitario.

Llevar la universidad a los barrios y brindarles mayores opciones educativas a sus vecinos es una de sus metas.

“Quiero que las propuestas de cambio emanen desde la propia comunidad. Acá nos reunimos quincenalmente con los líderes de los cuadras para socializar problemas y construir soluciones”, explicó Ovalles, el nuevo concejal de Opción Ciudadana. “Voy a replicar esta iniciativa en todos los barrios de la ciudad”.