Escuchar este artículo

No hay cifras claras sobre la situación financiera de Cúcuta

Martes, 3 de Octubre de 2017
Hay preocupación en el Concejo por el déficit de la administración municipal.

El déficit de la administración municipal es el principal aspecto que alerta a varios concejales de Cúcuta, pues si bien se han reducido gastos para paliar la crisis, aún no hay cifras claras sobre la situación financiera.

Aunque se espera que esto se aclare en el control político que le corresponderá en próximos días a la secretaría de Hacienda, los concejales Nelson Ovalles, Oliverio Castellanos y Bachir Mirep coinciden en que el tema preocupa a la corporación.

“Tenemos conocimiento del ajuste en los gastos de inversión, en programas de generación empleo y algunas obras”, dijo Ovalles. “Esperamos el resultado de las facultades dadas para el mayor recaudo y constatar que los ingresos se usaron para cubrir el déficit”.

Mirep señaló que la crisis económica y social de Cúcuta se suma a las dificultades de la alcaldía, pues afecta el recaudo y advirtió que los concejales deben “ser muy cautos frente a lo que presente el alcalde en el presupuesto general del municipio”.

En aras de blindar las finanzas, afirmó que la corporación será estricta con la planificación, el marco fiscal de mediano plazo, la situación de endeudamiento y los conceptos del ministerio de Hacienda, “para evitar inconsistencias”.

Por su parte, Castellanos pidió a la alcaldía presentar “un presupuesto ajustado a la realidad y no inflado como el de este año”, debido a que las metas de recaudo, según sus cálculos, no se alcanzaron.

Para el concejal, “las finanzas están en cuidados intensivos por el déficit” y explicó que no aprobó el proyecto de vigencias futuras porque comprometía 20 mil millones de pesos del 2018.

Aunque según Mirep de la solicitud de créditos se han preaprobado casi 50 mil millones de pesos para megaobras que generarían algunos empleos, aún queda un largo trecho para cumplir el plan de desarrollo.

“El plan de desarrollo todavía está muy crudo”, dijo, aunque espera que en los dos años restantes se puedan apalancar las megaobras.

Según Ovalles, “es un plan de desarrollo ambicioso que se queda sin su principal insumo: los recursos, y otros dineros se iban a gestionar a través del orden nacional pero tampoco se ha logrado esa gestión”.

“Si bien se han recortado gastos, no podemos ocultar que se ve afectado el plan de desarrollo de manera considerable”, agregó.

Al respecto, Castellanos enfatizó en que si es necesario “reducir y modificar el plan de desarrollo, hay que hacerlo, pues no podemos ser irresponsables; considero que no se podrá cumplir porque no hay recursos”.

Entre tanto, Luis Javier Chávez, secretario (e) de Hacienda municipal, afirmó que el recaudo general se benefició con los descuentos en industria y comercio, y predial.

Informó que, por ejemplo, el recaudo con corte a agosto por concepto de la vigencia actual del impuesto predial alcanzó los 43 mil millones de pesos, mientras que el de vigencias anteriores va en 18 mil millones de pesos, que catalogó como uno de los mejores recaudos del último cuatrienio.

En relación con las deudas, dijo que del déficit 2016 se pagó más del 90 por ciento y se tiene una proyección similar para este año.

Image
La opinión
La Opinión