Escuchar este artículo

No saben qué hacer con las casetas de la Plaza de Banderas

Jueves, 5 de Octubre de 2017
Fueron construidas en 2012, cuando en Cúcuta se disputaron los Juegos Nacionales.

Cinco años completan cerradas  las seis casetas ubicadas en la Plaza de Banderas, junto al estadio General Santander.

Fueron construidas en 2012, cuando en Cúcuta se disputaron los Juegos Nacionales, y  la idea era que, a través de muestras artesanales y gastronómicas, los visitantes se llevarán una idea de lo que es Cúcuta.

Sin embargo, esto no funcionó. Las casetas no abrieron sus puertas y aún no se tiene certeza de qué pasará con ellas.

Han sido varias las propuestas que se han hecho, pero ninguna ha funcionado.

Raymond Hernández, director del Instituto Municipal de Recreación y Deporte, a cargo del lugar, dijo que nada de lo intentado ha funcionado.

“Hemos intentado poner varias cosas, para darle vida al lugar; incluso, hemos contemplado la posibilidad de trasladarlas, pero no ha sido posible”, dijo.

Señaló que si hay alguien con una propuesta para ocupar este espacio, será bien recibido.

Sin embargo, dijo que hay que aclarar que en el lugar no está habilitado para la venta de licor.

Las casetas aún están en buen estado. El año pasado se pintaron y se restauraron, para evitar que el paso del tiempo le causara daños a la madera en la que fueron confeccionadas.

Intento de invasión 

La falta de uso ya les ha causado problemas, según Hernández, los visitantes, pues inmigrantes extranjeros al verlas solas intentaron abrirlas para invadirlas, pero se detuvo la acción.

Otro problema es la falta de seguridad, pues aunque hay vigilancia, el sector es frecuentado por indigentes y drogadictos.

Los vecinos hicieron un llamado a las autoridades para no olviden las casetas, pues son una buena posibilidad para reactivar el sector en el solo que se ve gente cuando hay partidoz de fútbol.

“La falta de seguridad es uno de los problemas que evidenciamos”, aseguró la vecina Josefa Caicedo. “La Policía viene muy poco; sería bueno que las abrieran al público, para poder darle vida a esta zona”.

El jueves, a los alrededores de  las casetas, se contaron más de ocho jeringas que son utilizadas para el consumo de drogras.

Los vecinos señalaron que es un panorama que viven todos los días. 

Image
La opinión
La Opinión