Escuchar este artículo

Otra vez intentan limpiar el centro de Cúcuta

Lunes, 10 de Octubre de 2016
Alcaldía y Policía no permitirán más la ocupación del espacio público.

El ultimátum que lanzaron la Alcaldía y la Policía (similar a varios otros anteriores) a los vendedores informales del centro fue contundente: o se reubican, o serán desalojados.

Todo empezó con la advertencia de que recuperar el espacio público será gradual, pero permanente e intenso, dijo el comandante de policía, coronel Yecid Mauricio Arango.

El oficial dijo que no sucederá lo mismo de años anteriores que se pusieron en marcha acciones en el mismo sentido, dado que en esta oportunidad los estudios que se adelantaron previo a la intervención arrojaron que detrás del barullo y el estropicio se escabullen los delincuentes.

La ocupación de ventas callejeras hasta en tres carriles de la avenida Sexta, por ejemplo, llegó a su fin, y “no se volverá a repetir este atentado con el espacio público”, dijo el oficial.

Para ello, habrá presencia de policía y de unidades del escuadrón móvil antidisturbios en el centro desde tempranas horas del día y hasta caer la noche.

Las ventas de perecederos violan todas las normas de higiene y ponen en grave peligro la salud de los consumidores, dado que ni siquiera se cumple con la cadena de frío que requieren productos como carne, pescados o frutas, por ende, desde ayer empezó el desalojo de estos informales, anunció Arango.

El plan también cubre a los comerciantes formales. En muchos de sus negocios se saca mercancías a los andenes e impiden el paso de los peatones. Este mal comportamiento ayer se corrigió a lo largo de la avenida sexta en su paso por el centro.

Con estas acciones no solo se recupera el espacio público, sino que se mejora la movilidad.

Recorrer la sexta en carro desde la diagonal Santander hasta la calle 15 no demandaba más de ocho minutos ayer.

El secretario de Gobierno, Oscar Gerardino, señaló que la estrategia apunta a preparar la ciudad para la temporada de fin de año, que es cuando más afluencia de público llega al centro de la ciudad.

“Pero también está dirigida a afianzar una cultura de respeto por el espacio público, que la gente compre en los negocios formales y no contribuya al desorden”, dijo el funcionario.

Arango dijo que en la medida en que el espacio público esté invadido se vuelve propicio para la extorsión, el hurto y el homicidio, entre otros delitos.

El despeje se extenderá por sitios priorizados del centro de la ciudad en una acción denominada ‘plan espiral’ que implica que cada día la intervención se irá ampliando hacia otras avenidas y calles identificadas dentro de los estudios de georeferenciación.

Alcaldía prepara decreto

La administración municipal anunció que elabora un decreto con las medidas policivas que se aplicarán a los infractores del espacio público.

Este fue uno de los requerimientos que hizo la Policía al alcalde César Rojas la semana pasada que se produjo el encuentro para adoptar el plan de despeje del espacio público del centro de la ciudad.

“La estrategia de desalojo requiere de sustentos y de argumentos que permitan la intervención de la policía haciendo uso de la ley, a fin de no entrar a lesionar a los vendedores, dijo el comandante de policía, Yecid Mauricio Arango.

Ayer, el secretario de Seguridad, Mauricio Franco, adelantó que los comerciantes formales que sean sorprendidos invadiendo el espacio público tendrán dos requerimientos antes de que se proceda con el sellamiento de sus negocios.

Image
La opinión
La Opinión