Formulario de búsqueda

-
Miércoles, 30 Enero 2019 - 6:14pm

Pablo Emilio Ramírez Calderón, un nonagenario admirable

Una entrevista en donde se cuentan los bellos momentos de la vida de este médico cucuteño.

Cortesía
Juan Pabón Hernández junto a Pablo Emilio Calderón.
/ Foto: Cortesía

Por: Juan Pabón Hernández

La casa amplia, bonita y acogedora del Dr. Pablo Emilio y su gentil esposa Mariela, fue escenario propicio para una placentera conversación conestenotable nonagenario, digno de respeto y admiración: “a trancas y a mochas, como solemos decir los campesinos, al fin arribamos a la amable edad de nueve décadas, una menos para la centuria…no ha sido un lecho de rosas, pero no puedo lamentarme; la vida me ha premiado con todos los dones de la naturaleza y, en especial, con la amistad de muchas personas”.

Añoranzas

En la otrora sencilla y apacible Cúcuta de 1927, el 15 de septiembre nació Pablo Emilio Ramírez Calderón, de cuna colombo venezolana, en El Llano. Luego, su familia se trasladaría a El Contento, otro de esos barrios occidentales, hasta donde llegaba la ciudad.Las calles no estaban aún pavimentadas y sólo la del centro, en el parque, tenía una cinta de cemento y piedras de río a los lados.

Los muchachos jugaban pelota de trapo y metras, bailaban trompo y en algunas zonas elevaban cometas; iban con frecuencia al rio, “a pata”, al Pamplonita, a nadar en los pozos El Soldado o De las Cántaras, y a sacar panches en ocasiones. Sin embargo, él no fue en esa época, lo hizo cuando médico con unos compañeros y se bañaron en el pozo.

Sus recuerdos de familia conmueven: cuenta de sus hermanos, eran 6 varones y 2 mujeres. Estudiaron primaria dentro de un esquema tradicional y estricto y, en vacaciones, todos iban al campo, a acompañar a su padre, un ganadero de esos a la antigua, trabajador y aferrado a los principios del honor, en las fincas de los cerros de San Cayetano y Durania. Allí pasaban diciembre y Semana Santa. “íbamos por la carretera antigua a San Cayetano, en un bus escalera, por el Carmen de Tonchalá y llegábamos a orillas del Zulia donde había una tienda bar llamada Zulima, sitio obligado para parar; luego, teníamos que caminar dos leguas. Si no alcanzábamos a avisar a papá llegábamos a pie; si lo lográbamos, nos mandaba bestias para ir a caballo: pasábamos todo el tiempo en trabajos de ganadería, en los potreros, arriando, ordeñando, en fin, papá nos enseñó las labores del campo”.

El rejo era "el sociólogo"

Los hermanos Ramírez se criaron en ambiente sano, incluso cuando volantones, por su amor al campo y el alejamiento de las costumbres sociales de clubes y demás cosas, sin trago ni tabaco, sin participar en las “furruscas” de los otros.

De manera que se trataba de un ámbito restringido, escolar, con buenas costumbres en el hogar y elarraigo al agro que los ataba como un fuerte cordón umbilical. El padre venía los viernes a mercar para regresar sábado o domingo; mientras tanto, la mamá en casa llevaba las riendas: “mi papá era el de los recursos y mi mamá era la del rejo”. Un rejito suavetón, con dos cuerdas de cuero y “tenga”. Y cuando se toca el cinturón se ríe y dice que era “el sociólogo”.

En el tradicional colegio de entonces, Gremios Unidos, en la avenida 4 con calle 13, estudió la primaria y hasta segundo bachillerato; despuésen el Colegio San José de Cúcuta, de Don León Garcíaherreros, gran pedagogo, fundador de la Academia de Historia de N. de S., literato y culto; lo único malo era que no estaba aprobado por el Ministerio de Educación, por lo cual debió terminar en Bogotá, en el Colegio Nicolás Esguerra y presentar un examen de revisión.

Iban al colegio de 7 am a 11 am, almorzaban y regresaban de 2pm a 5pm, para volver a casa, hacer tareas y estudiar las lecciones que al otro día les tomaban los maestros, uno para cada curso, como don Rafael Rangel Duran “Randu”, José Francisco Soto, de San Cayetano, muy eficiente,  el poeta Daniel A. Gutierrez, quien murió loquito, el Sr. Prada que fundó el Colegio Caldas y el Sr. Barajas “el mono” rector de Gremios Unidos; luego, León Garcíaherreos, quien murió prematuramente, Régulo y Luis, profesores de matemáticas.

Costumbres sanas

Las niñas eran bonitas, especialmente las de La Presentación y el Colegio Cúcuta, que quedaba en donde hoy está la Normal de la Calle 13, eran queridas, coquetas, alegres, fiesteras, sanas, con vestidos vaporosos, no usaban pantalones, sólo vestidos de tierra caliente a la rodilla, de una sola pieza, camisones, con trenzas; eran mucho más tiernas que las de hoy, sin vicios, sin tanta disolución, amables y cariñosas. La gran mayoría eran vírgenes (“ahora de 13 años para arriba están preñadas”), usaban reboso para ir a la iglesia y llevaban abanicos para aliviar el calor, almohadillas para arrodillarse: eran muy piadosas. Las fiestas eran sanas y se ambientaban con sifón derivado de cerveza en cántaras, hasta temprano. Se hacían melcochas. Confiesa que no bailaba bien y aprendió más tarde a medio bailar boleritos, bambucos, pasillos y joropos: “eso de muchachos hasta tan tarde en las calles era una excepción”.

En general el ambiente era de familia, tranquilo, hacían las comidas juntos y el de los Ramírez especial, dice el doctor, con los hijos dedicados al estudio.

Amor por la medicina

En 1945 termina el bachillerato e ingresaa la U. Nacional, a Medicina, en donde terminó en 1951, iniciando luego un aventajado proceso de especializaciones, cirugía ginecológica, anestesiología, y otras, en la universidad y en connotados hospitales capitalinos. Hace su medicatura rural en Madrid,Cundinamarca. Estaba de director de Salud Pública el Dr. cucuteño Jiménez Gandica. En fin, en 1956 regresó a Cúcuta aejercer.

(-Como magnífico cafetero, pide más y, desde luego, yo también, “Café negro y caliente como el infierno y amargo como el amor”, dice-).

Dejó de ejercer su profesión. Y esto lo llevó a repasar esa época de trabajo intenso, privado (no tuvo puesto público), en un recorrido añorante por instituciones y personas, para detenerse en un momento melancólico en la enfermedad de su hermano Juan Agustín, por la cual se retiró del hospital, para dedicarle más tiempo al cuidado del exalcalde, con quien era muy fraternal. Y eso que el director, Dr. Alberto Duarte Contreras le propuso facilidades de tiempo.

Rememora nombres y sucesos: Dr. Humberto Faillace, ganadero de éxito, Dr. Pablo E. Casas, Dr. Sergio Lamus, titulares de Ginecología, compañeros fraternales. Luego, Dr. Luis Figueredo, amable y respetuoso, gran amigo, con quien trabajó muy bien, Dr. Salvador Cristancho, de Durania, Dr. JoaquinAbello, Dr. Félix Conde “el negro”, condenillo, parrandero, Dr. Heber Suarez: todos han muerto. Especial recordatorio hace del Dr. Ciro Jurado quien padece una enfermedad calamitosa, el Parkinson.

“Incursionamos en el campo que, por genética, no podía faltar y refundamos con mi hermano Juan Agustín y mi amigo y colega el Dr. Reinaldo Omaña y después con mi hermano mayor Antonio Vicente, una finca dedicada a la cría de ganado cebú puro, en Hato Viejo, corregimiento de Durania, durante 27 años. Actualmente visito los domingos, con mi hijo mayor Emilio, una casa con solar grande que poseemos en Cedralito, una vereda de Capacho (Venezuela), donde criamos unas pocas vacas girolandas, de selección “

Su paralelo cultural

Empezó a formar su biblioteca hace muchos años, debe tener 5 mil libros ahora, con libritos de Sopena, novelas, de Víctor Hugo, etc…, por lo cual se iba aficionando a la lectura con verdadera pasión.

En el campo cultural su desarrollo fue paralelo. Ingresó a la Academia de Historia de N. de S., presentado por Laura Villalobos, Fernando Vega, José Luis Villamizar y Julián Caicedo, primero como Miembro Correspondiente y, luego, de Número. Desde entonces ha trabajado mucho por la academia y fue su presidente. Además, ha estado vinculado a los periódicos de la ciudad, Diario de la Frontera, con la columna La Danza del Caduceo, un nombre combinado de dos columnas nacionales, la del Dr. Edmundo Rico, Balanza del Caduceo, en El Tiempo y otra de Calibán, Danza de las Horas. Tiene una columna semanal en La Opinión y es colaborador del Magazín Cultural IMÁGENES.

“En 1990 algunos amigos me propusieron presentar mi nombre en una lista al Concejo de Cúcuta, y dije que no, pero al final me convencieron: si no quiere, tendremos que seguir votando por los vagamundos y ladrones de la ciudad; eso me impactó y acepté. Éramos concejales sin sueldo, por amor a la ciudad, día y noche. Logramos realizar una labor muy buena. Además, escribí un libro sobre Bavaria”.

Su mujercita compañera

Doña Mariela es de Bochalema, su padre era cafetero y ganadero, sobrina del Dr. Fernando Gómez Rivera, Magistrado de Pamplona que trabajaba en la Cámara de Comercio de Cúcuta e invitó a Mariela a hacer una pasantía y allí se conocieron. Se casaron en Bochalema a las 4.00 am., en 1961, después de 3 años de amores y formaron su hogar. El matrimonio lo ofició el padre Sandalio Anaya (chocato), a esa hora porque salían para luna de miel a Medellín y la Costa Atlántica. En casa de la mamá de la novia tuvieron un grato “desayunito”. Llegaron pronto los hijos, Emilio, Miguel, Igor y Carlos, a quienes criaron con dedicación y disciplina, con “el sociólogo” de vez en cuando.

Poseen una estrecha relación familiar, lo cual lo tiene muy satisfecho por haber formado la familia con una mujer querida, culta, cariñosa, tolerante, respetuosa y colaboradora y unos hijos magníficos de los que se siente orgulloso: “más, no le puedo pedir a la vida…muchas cosas se han logrado realizar, a través de tantos años, pero lo mejor, indudablemente, son mi mujercita, de Bochalema, de raíces cafeteras y ganaderas como las nuestras, a todo honor, y nuestros cuatro hijos, nuestros nietos, a quienes queremos con todo nuestro corazón”.

Epílogo

La participación del Dr. Pablo Emilio Ramírez Calderón en el desarrollo de la ciudad ha sido tanto vital como generosa, en todos los sentidos. Su polémica lucha por sembrar un criterio personal definido y dejar una huella de servicio y honestidad, lo hacen un patrimonio invaluable entre los personajes de región.

La Opinión

@laopinioncucuta

Medio de Comunicación de los nortesantandereanos.

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad

Publicidad
Venezuela
Artículo

Maduro anuncia inversión inmediata en Huawei

El gobernante venezolano dijo que la inversión es para que ayude a Venezuela a instalar la tecnología de red móvil 4G.

AFP
Política
Artículo

¿Cómo es el fiscal que necesita Colombia?

El mandatario colombiano ya anunció que se tomará su tiempo para evaluar a los posibles aspirantes.

Colprensa
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Cierres en la avenida Cero de Cúcuta

Aguas Kpital ejecuta trabajos de reposición de tubería de alcantarillado entre las calle calles 14 y 20.

La Opinión
Colombia
Artículo

Colombia expulsa a cubano acusado de planear atentados yihadistas en Bogotá

"El terrorismo no es un juego, es una amenaza global a la cual hacemos frente día a día", dijo Christian Krüger.

Colprensa
Publicidad
Entretenimiento
Artículo

Canciones para recordar a las Spice Girls en su regreso a los escenarios

Victoria Beckham no estará en la “girl band” femenina más famosa del mundo.

Twitter
Colombia
Artículo

Detienen en el Huila a menor que confesó el asesinato de una niña de 9 años

La niña fue encontrada cerca de un riachuelo y con signos de violencia.

captura de video
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Cúcuta
Artículo

La Opinión, finalista del premio mundial Data Journalism Award 2019

El proyecto periodístico ‘Los números del posconflicto’ ya está entre 10 los finalistas.

Cortesía
Mundo
Artículo

Otros cuatro muertos en el Everest, ocho en lo que va de temporada

Dos indios, un austríaco y un nepalés murieron en la montaña, en las últimas 48 horas. 

AFP
Publicidad
Fútbol
Artículo

Renunció el técnico de Atlético Nacional, Paulo Autori

Los discretos resultados del cuadro verde en los últimos días fueron el detonante para que el orientador renunciara al cargo. 

Colprensa
Colombia
Artículo

La dura respuesta del The New York Times al gobierno Duque

El diario estadounidense dijo en su editorial que en Colombia “la paz se estaría desintegrando”.

Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.