Escuchar este artículo

Pan con marca de las víctimas en Palmarito

Martes, 25 de Abril de 2017
Buscan sacar adelante la primera panadería del corregimiento.

Para conseguir un pan, los residentes de Palmarito se demoran 30 minutos. Esa es la distancia que los separa de la panadería más cercana al casco urbano del corregimiento.

Esta situación se convirtió en una oportunidad de negocio para los residentes, que le propusieron a la Secretaría de Posconflicto Cultura de Paz, su apoyo para sacar adelante la primera panadería de Palmarito.

La iniciativa podrá ser una realidad gracias a la Operación la Paz Suma, una iniciativa de esta dependencia que busca  articular proyectos de generación de empleo en la zona rural de Cúcuta con población víctima de los 10 corregimientos.

“En la zona rural tenemos un gran potencial agrícola y pecuario, pero queremos que sean las víctimas quienes propongan sus ideas de negocio porque ellos saben realmente cuales son sus destrezas y qué productos escasean en sus zonas”, explicó Juan Carlos Pérez Ortiz, director de proyectos de la secretaría.

La Paz Suma llegará a las zonas más apartadas del municipio con capacitaciones, y desarrollo de oportunidades productivas en cuatro líneas:  proyectos piscícolas, generación de unidades porcícolas, reforestación, para empezar a trabajar zonas deforestadas que generen oportunidades de negocio, y producción de pollos de engorde y gallinas ponedoras.

“En Palmarito, la gente ha sido muy receptiva, además de la apertura de la panadería, se inclinan por los galpones para criar pollos y cerdos”, agregó Pérez.

El funcionario destacó el optimismo de esta comunidad, que pese a que en 2013 enfrentó un desplazamiento masivo hacia Cúcuta, por razones de seguridad colectiva, retornó con éxito y quieren sepultar definitivamente ese triste recuerdo poniendo a producir a su corregimiento.

Pérez explicó que esta iniciativa que se empezó a tejer en Palmarito ha llegado con éxito a otros corregimientos, desde donde se explotará una marca propia de las víctimas para promocionar los productos de los pequeños productores.

A través de la marca social Cucuteños de Corazón, la secretaría de Posconflicto, en alianza con otras oficinas municipales, busca que los campesinos que cultiven café, cacao, o cualquier otro producto, en menores cantidades puedan hacer parte de esta marca para que sus negocios puedan ser más sostenibles.

En la pasada feria nacional del Tengo un Negocio Hagámoslo Realidad, que se realizó en el parque Cúcuta 300 años, se promocionaron unas galletas cubiertas de chocolate que ya hacían parte de la marca propia de las víctimas Cucuteños de Corazón. 

Reparación Integral

Esta semana, la Secretaría de Posconflicto y Cultura de Paz realizó el primer Subcomité de Reparación Integral de Víctimas con el fin  de hacer seguimiento al cumplimiento de las medidas de reparación integral de los sujetos de reparación colectiva de Cerro Norte y Antonia Santos.

En Cerro Norte, parte del proceso de reparación colectiva hizo posible la construcción de la cancha de La Amistad, la cual fue remodelada y ahora cuenta con una cubierta.

En este sector los vecinos se mostraron satisfechos con esta primera parte puesto que la comunidad ahora tiene un espacio más idóneo para reunirse.

En Antonia Santos, uno de los puntos de reparación colectiva, que incluía además a La Primavera y Los Olivos, fue la adecuación del mirador del Cerro Jesús Nazareno.

Ambos procesos se complementan con jornadas de atención y asistencia a la población víctima.

Image
La opinión
La Opinión