Escuchar este artículo

Patentado bloque hecho en Cúcuta que mantiene frescas las casas

Sábado, 24 de Junio de 2017
Una pareja de arquitectos de la Universidad Francisco de Paula Santander inventó este elemento de arcilla cocida.

El haber vivido en una casa donde el calor era insoportable, fue lo que motivó a Johanna Andrea Navarro Camargo y Miguel Aurelio Niño Ramírez, una pareja de arquitectos de la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS), a crear un bloque se satisfaciera la necesidad que ellos estaban experimentado.

Fueron más de tres años de trabajo, compromiso, esfuerzo y reconocimientos antes de ver convertido en realidad lo que fue solo una idea para una tesis de grado. Hoy, no solo su tesis fue laureada, sino que además, estos jóvenes innovadores del sector de la arcilla lograron que les patentaran su producto.

Lea además Estudiantes proponen nuevo modelo de centros educativos para Cúcuta

Es decir que durante los próximos 10 años, ellos serán los únicos autorizados para hacer la explotación de este producto, pues tras una búsqueda internacional, la superintendencia de Industria y Comercio les dio la patente (modelo de utilidad), lo que significa que en todo el mundo no hay nada igual.

(Johanna Navarro y Miguel Niño, son los creadores de este innovador bloque. Foto: Mario Franco.)

El producto  y sus beneficios     

Se trata de un bloque de arcilla cocida que tiene una de sus caras de forma irregular, lo que impide que los rayos  solares caigan directamente sobre el bloque y así se aísla el calor. Los arquitectos lo han denominado BT - Bloque Termodisipador-, una innovación que está fundamentada en uno de los productos más destacados de Norte de Santander: la arcilla.

Los innovadores argumentan que si se construye con el bloque se mantienen las casas frescas y no se requiere de ventiladores o aires acondicionados y así se reduce gasto energético.

Además cuentan que al pegar con cemento los bloques, una parte del muro queda con canales y por ellos se disipa el calor que logra atravesar la pared.

Además, la forma del bloque permite imponer una tendencia arquitectónica aprovechando un material abundante en la región como la arcilla y  la cara irregular del bloque es el acabado final, lo que significa que los constructores se ahorren costos por pañete, estuco, pintura y así las obras se terminan en menor tiempo.

Tesis laureada y patente    

“Desde el inicio ellos y nosotros creímos en el proyecto. Hemos conocido todo el proceso y ahora se ven los resultados, para los demás es un precedente muy alto, tendrán que superar una calificación de 5.0 y una patente”, aseguró la maestra Carmen Xiomara Díaz Fuentes.

Destacó que para la Universidad y el Programa significa un importante avance e indicador en el factor de investigación que contribuirá enormemente en los procesos de autoevaluación con fines de acreditación de Alta Calidad.

Le puede interesar Jóvenes cucuteños recibieron premio por innovación

Durante el proceso, recibieron dos menciones especiales en la Bienal Iberoamericana de Diseño, realizada en España, donde fue catalogado como un diseño innovador que contribuye al desarrollo. Y en 2015 recibieron el premio Lápiz de Acero Verde, en la categoría: Área Concepto de Diseño, y el jurado les reconoció el producto como un aporte a la sostenibilidad y cuidado con el ambiente.

(Al tener una forma irregular se generan sombras en el bloque que protegen de los rayos solares y así se mantiene la frescura en las viviendas.)

En busca de proyección

Johanna Navarro y Miguel Niño, aseguraron que luego de recibir el título de arquitectos quieren continuar con la investigación, “somos investigadores y esa es nuestra misión, seguir investigando sobre este producto, porque tiene muchas otras cosas que hay que seguir nutriendo para que sea perfecto”.

Sin embargo, no todo ha sido color de rosa, cuentan que hubo momentos que los que dijeron “ya no más, dejemos así”, la falta de apoyo fue uno de los inconvenientes más recurrentes. Navarro y Niño fueron apoyados por la ladrillera Norsan, con quien esperan comenzar a comercializar el producto.

Además hicieron un llamado a la industria para que apoye estos procesos que buscan ser innovadores y productivos.

La recompensa de patentar

La patente es un privilegio que le otorga el Estado al inventor como reconocimiento de la inversión y esfuerzos realizados, a aquellas invenciones que consisten en una nueva forma, configuración o disposición de elementos que permitan un mejor o diferente funcionamiento.

Esto le permite ser el único que durante 10 años puede explotar el invento. La explotación puede consistir en comercializar exclusiva y directamente el producto patentado, o por intermedio de terceros otorgando licencias.

Vencido este plazo, cesa la protección del Estado y el invento pasa a ser patrimonio de la humanidad.

Con  la resolución expedida por la Superintendencia de Industria y Comercio en Colombia, el inventor puede proteger su patente en otros países o solicitar la misma. 

Durante el último año el departamento presentó 5 solicitudes de patente, cuatro de ellas de Cúcuta y una de Pamplona. En general, el país presentó 545.

Image
Magaly Rubio