Escuchar este artículo

Peaje de El Escobal con un futuro incierto

Lunes, 1 de Marzo de 2021
Las instalaciones, que están a cargo del Área Metropolitana, podrían ser entregadas a la Alcaldía de Cúcuta para que decida qué hacer.

Es incierto el futuro de las estaciones de peaje de la autopista internacional Cúcuta-San Antonio y de El Escobal sobre la avenida Demetrio Mendoza, luego de que la concesionaria San Simón terminara de manera anticipada el contrato a 20 años, el pasado 30 de agosto.

El peaje de la autopista a San Antonio, que en un principio se instaló en La Parada (Villa del Rosario), es administrado por el Instituto Nacional de Vías (Invías) y está al servicio junto con las básculas sobre el Anillo Vial Nororiental, mientras que el peaje de El Escobal está cerrado y ya no recauda los $2.000 por cada vehículo que cruzaba por allí en sentido El Escobal-Cúcuta. 

Lea:  San Miguel, horma de la industria del calzado en Cúcuta

Jesús Vergel, director regional de Invías, dijo que la entidad recibió el peaje de manos de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), quien recibió a su vez de la Concesión San Simón las vías nacionales que años anteriores hacían parte del inventario vial del Invías, sumado a la vía nueva construida por San Simón: el Anillo Vial Occidental.

En resumen, se recibió la vía Sardinata-Cúcuta en el tramo El Zulia-Cúcuta, el Anillo Vial Occidental, la vía Pamplona- Cúcuta en el sector Betania-Pinar del Río, y la Autopista Internacional desde la glorieta de San Mateo hasta el puente internacional Simón Bolívar.

Además de 2,9 kilómetros de la vía Cúcuta-Puerto Santander, desde la glorieta de El Salado hasta donde estaba proyectada la nueva Central de Transportes. Invías al recibir la Autopista Internacional también recibió la estación de peaje La Parada. 

Esas vías las asumió Invías y las demás que hacían parte de la concesión quedaron a cargo del Área Metropolitana: las avenidas Los Libertadores, Camilo Daza, Demetrio Mendoza y otras vías en Villa del Rosario, Los Patios y San Cayetano. 

Vergel dijo que, pese a que el año pasado se asumió esa responsabilidad, el Invías se encargó del recaudo del peaje, pero los recursos se trasladaron al Ministerio de Hacienda en razón a que los presupuestos de la entidad los aprueba el Congreso un año antes de la vigencia, y al no haber la certeza de la fecha de reversión de la concesión San Simón esos recursos no quedaron priorizados. 

Desde el primero de enero de 2021 ese recaudo empezó a ingresar a los recursos propios del Invías, y es por eso que la entidad se encuentra en estos momentos estructurando unos proyectos para el área metropolitana de Cúcuta dentro de los cuales, además de prestarle el servicio al usuario de carro taller, grúa y ambulancia, también se va a prestar un mantenimiento al Anillo Vial Oriental, al Anillo Vial Occidental, a la avenida 10 de Los Patios y la Autopista Internacional Cúcuta-San Antonio.

En el peaje La Parada de la Autopista Internacional transitan en promedio diario 14.000 vehículos, de los cuales la mitad es servicio público que no paga la tasa de peaje. El promedio de recaudo diario oscila entre $15 millones y $16 millones, con una tasa de peaje para todas las categorías que transitan por la estación de $2.000. 

Un peaje con pérdidas

Miguel Peñaranda, gerente del Área Metropolitana de Cúcuta, dijo que el 3 de junio de 2007 la concesionaria San Simón fue constituida para el proyecto de concesión vial Área Metropolitana de Cúcuta y Norte de Santander.

Sin embargo, a mediados de 2020, siete años antes de terminar el contrato pactado a 20 años, liquidó porque San Simón se declaró en quiebra absoluta debido a la congelación de las tarifas en $2.000 y al perder el peaje de Los Acacios, llevando a que el equilibrio financiero no les permitía ejecutar y continuar operando. 

Le puede interesar: Canciller de Colombia reveló cómo será la atención migratoria en 2021

El Área Metropolitana, cuando se creó  la concesión, actuó como facilitador en el negocio y una vez liquidado el contrato de San Simón y liquidada la concesión, le entregaron el peaje de El Escobal que, según Peñaranda, es “absolutamente inviable; y si antes funcionaba era porque estaba anclado al de Villa del Rosario y ese peaje lo soportaba en costos, asumiendo las pérdidas.

No se ha dejado abrir porque no tiene cómo operar porque lo que recauda no alcanza siquiera para los gastos y por el contrario las pérdidas mensuales serían entre $8 y $9 millones.

Image
Eduardo Bautista
Eduardo Bautista