Escuchar este artículo

Peligro inminente de contagio de COVID-19 en Cúcuta

Domingo, 9 de Agosto de 2020
Aumenta el consumo de alimentos callejeros sin protocolos de bioseguridad.

Pese a estar prohibidas por la pandemia, las ventas callejeras siguen presentes en todos los lugares de Cúcuta y, lo peor, ofreciendo alimentos al público sin reunir las medidas sanitarias y poniendo en riesgo la salud de los consumidores.

La preparación de las comidas se hace al aire libre y quienes están al frente de ellas lo hacen sin usar tapabocas, guantes ni delantales, es una actividad calificada por expertos en bioseguridad como temeraria contra la vida.

El consumo de estos alimentos callejeros se hace igualmente en medio de un gran riesgo, dado que alrededor de las ventas callejeras,  también conocidas como comida chatarra, se reúnen en ocasiones más de diez personas sin guardar la distancia de dos metros que exigen las autoridades de salud, y se violan todos los protocolos sanitarios por parte de los vendedores y sus clientes.

Periodistas de La Opinión fueron a distintos sectores de la ciudad donde hacen presencia las ventas callejeras de alimentos y comprobaron que en las condiciones en que funcionan y se produce el consumo se está exponiendo la salud de las personas, máxime en los actuales momentos en que la ciudad se encuentra en alerta roja y en medio del más alto pico de la pandemia.

Es de tal tamaño el riesgo de contagio, que todos los consumidores comparten la misma cuchara para el ají, pero además, en la mayoría de los casos los vendedores no usan tapaboca.

Lo que nadie se explica en los actuales momentos en que la curva de contagio de COVID-19 está en el más alto pico en Cúcuta, es por qué ninguna autoridad impide esta actividad informal.

El secretario de Salud municipal, David Fajardo, confirmó que las ventas callejeras de alimentos están prohibidas.

Dijo que es un tema de espacio público y de orden público, por lo que se sale de su esfera el control, dando a entender que les compete impedir la presencia de las ventas  informales a la secretaría de Gobierno y a la Policía.

En cuanto a las ventas estacionarias de comidas rápidas, como es el caso de hamburguesas Juank, sí están permitidas, pero con todos los protocolos de bioseguridad, dijo Fajardo.

La Policía y la Secretaría de Gobierno anunciaron la erradicación de las ventas callejeras de alimentos a partir de hoy.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas