Escuchar este artículo

‘Pintan sonrisas’ en el Erasmo Meoz

Miércoles, 8 de Enero de 2020
Un salón en el tercer piso del hospital de Cúcuta es un templo de amor para los niños internados.

El sueño que se inició en septiembre de 2013, cuando la entonces estudiante de derecho de la Universidad Libre, Bibiana Villota Estrada, de 22 años, persiguió sin descanso hasta adecuar el parque del área de pediatría del Hospital Erasmo Meoz, para los niños enfermos de cáncer, hoy, con la unión de esfuerzos de la Gobernación de Norte de Santander y otras entidades, se convirtió en el salón Pintando Sonrisas.

Lea además ‘Ver sonreir a los niños, mi mayor recompensa’

Este espacio, repleto de juguetes, elementos didácticos, computadores y de profesionales de la salud dispuestos a ayudar a los niños hospitalizados en el tercer piso del centro médico, es un templo de amor para estos menores, donde tratan de distraer la enfermedad que padecen y que les causa dolor y sometimiento.

Según Chanagá, en los últimos cuatro años, han atendido a por lo menos 8.600 pacientes de los 22.000 que han recibido en esta área del hospital.

 

Image
La opinión
La Opinión