Escuchar este artículo

Plantean estrategias para resolver la crisis en la frontera

Lunes, 25 de Septiembre de 2017
“Le queda a la comunidad buscar otros espacios para que puedan ser escuchados”, dijo el alcalde César Rojas

Aunque ayer se dejó claro que la intención de la Alcaldía de Cúcuta al reunirse con gremios, universidades e industriales es entregar a la Presidencia un documento con estrategias para resolver la crisis fronteriza, no se rechazó la posibilidad de que la ciudadanía se haga sentir, en una clara insinuación de apoyo al posible paro cívico del que se habla hace varios días.

“Le queda a la comunidad buscar otros espacios para que puedan ser escuchados”, dijo el alcalde César Rojas. “Tenemos algunas reflexiones que se han hecho a nivel país en otras ciudades, por lo cual hacia allá tendrán que dirigirse las fuerzas vivas”.

Si bien, enfatizó en que como alcalde no podrá acompañar estas acciones, “que no son violentas sino para que se preste atención a la región en esta crisis”, en días pasados había recordado lo ocurrido en Buenaventura donde “la ciudad se alzó para que el gobierno los escuchara” y comentó que propondría “acciones correspondientes”.

Sin embargo no fue este el enfoque del encuentro, pues allí se habló de cómo resolver el conflicto actual, con ideas que se espera tengan eco en el Gobierno Nacional, al cual le quedan poco más de 300 días de vigencia.

Obras, empleo y formación

Se propuso tanto la llegada de empresas como la gestión efectiva de proyectos urgentes, como la construcción del puente Mariano Ospina Pérez, ruta de exportación de los productos regionales. Así mismo, se instó a favorecer la construcción, por sus efectos en la economía.

Carlos Luna, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cúcuta, solicitó avanzar en la segunda etapa del proyecto Cúcuta, ciudad maquila, que abarcaría unos 35 mil empleos.

También, insistió en el cumplimiento del compromiso del Gobierno Nacional de otorgar 7.500 millones de pesos para la zona franca, recursos “que nunca llegaron, y ahora el ministerio de Hacienda no da respuesta”.

Por su parte, las universidades coincidieron en ampliar las capacitaciones al talento humano, analizar el fenómeno migratorio y sus efectos, y gestionar el retorno de las empresas que ya no están en el departamento.

Erradicar el contrabando

María Eugenia Martínez, vocera de la Asociación de Estaciones de Servicio de Norte de Santander, cuestionó la difícil condición del sector, por culpa del contrabando.

Cuestionó la distribución del cupo de acpm y gasolina y la reducción en las ventas de gasolina que pasaron de 10 millones de galones a 7, y afirmó que lo que no se consume legalmente, lo aprovecha el contrabando.

Dijo que es responsabilidad de los alcaldes metropolitanos efectuar un estudio para determinar cuál es la necesidad de combustible en cada zona, y comentó que “falta verraquera” para hacerse oír en Bogotá, por la crisis de frontera y el hecho de que pese a las reuniones, nada cambia.

Alivios tributarios

La Cámara de Comercio pidió alivios tributarios por concepto de industria y comercio, parafiscales para los empresarios, y se sugirió estimular a las empresas según la generación de empleos, es decir, si dan 100 fuentes de trabajo, una exoneración del 100 por ciento de la renta, y así sucesivamente.

Gladys Navarro, presidenta de Fenalco, expresó su preocupación por la posible salida de algunas marcas de los centros comerciales de Cúcuta “por ventas bajas”, razón por la que señaló la relevancia de la exención del IVA por los dos últimos meses del año.

Aunque las propuestas fueron bien recibidas, el gobernador William Villamizar dijo que deberán ser evaluadas con detenimiento, para no afectar los ingresos de los municipios.

Ordenar el territorio

Otra idea fue la importancia de dar estabilidad jurídica a los inversionistas con los planes de ordenamiento territorial, “por ejemplo, que el cobro de plusvalías esté bien reglamentado”, señaló Margarita Contreras, gerenta de Camacol, quien además propuso un plan de choque con programas de sostenibilidad.

Por su parte, Abraham Ararat, presidente de la junta directiva de Camacol Cúcuta-Nororiente, habló de un plan de ordenamiento metropolitano, que si bien no tuviese efecto inmediato “servirá para crisis futuras”.

Agregó que se vive en una ciudad planeada hace 50 años, “y tenemos que vivir en una ciudad para los próximos 50 años, pero cómo lo vamos a hacer si las oficinas de planeación solo se han dedicado en los últimos 15 años al control urbano y no a planear”.

 

Image
La opinión
La Opinión