Escuchar este artículo

Pobres, prohibido morirse en lo que resta de año

Domingo, 28 de Octubre de 2018
El fondo que existe en el municipio para cubrir estos gastos está ilíquido.

Los habitantes de la calle, considerados los más pobres de Cúcuta, tienen prohibido morirse por este tiempo.

El hecho es que si alguno llegara a morir hoy o mañana tendría que esperar  no solo a contar con suerte, sino a que algún samaritano aparezca para tener un entierro digno, debido a que el fondo que existe en el municipio para cubrir estos gastos está ilíquido.

La semana pasada, dos habitantes de la calle murieron, uno en el policlínico de Atalaya, y el otro en el hospital Erasmo Meoz.  

El personero de Cúcuta, Martín Herrera, reveló que cuando se produjo el deceso del habitante de la calle en el policlínico, el otro muerto del hospital llevaba más de ocho días esperando a que aparecieran familiares para el entierro.

Fue después de que se tocaron puertas en la Secretaría de Bienestar Social de la Alcaldía que se vino a conocer que el fondo que existe para atender estos casos no contaba con recursos, dijo Herrera.

No obstante, este despacho gestionó los recursos y se pudo cumplir con el funeral de ambos habitantes de la calle.

El funcionario reveló que la falta de recursos se debe a que constantemente se están cubriendo funerales a los más pobres de Cúcuta. “La misma semana en que murieron los habitantes de la calle también debimos cubrir los de otras diez personas pobres”, dijo Sandoval.

Este año se contabiliza un poco más de cien los féretros y gastos funerarios que se han  cubierto a habitantes de la calles, venezolanos y familias pobres de Cúcuta, dijo el funcionario.

Dijo que el municipio le tiende la mano a todos, hasta donde se pueda y haya capacidad, “lo que sucede es que últimamente los casos se han incrementado”.

Sandoval dijo que se está gestionando un incremento en el presupuesto del próximo año para este programa.

Image
La opinión
La Opinión