Escuchar este artículo

Primer choque de Yáñez con los vendedores informales

Domingo, 5 de Enero de 2020
"Estamos emprendiendo un proceso para que la labor de ustedes no se convierta en una piedra en el zapato", dijo el alcalde.

El espacio público tendrá un tratamiento especial en el mandato que recién asumió el alcalde Jairo Yáñez Rodríguez, y así se lo hizo saber el gobernante cucuteño a un grupo de vendedores informales que se disponía a instalar sus puntos de venta en los andenes que rodean el emblemático parque Santander.

“Por favor, estamos emprendiendo un proceso para que la labor de ustedes no se convierta en una piedra en el zapato de los demás ciudadanos que se movilizan por el centro. La idea es que el espacio público lo podamos disfrutar todos y, en ese sentido, queremos concertar con ustedes una solución que nos permita ordenar el centro y la movilidad”, les dijo Yáñez a los ambulantes.

Sin embargo, estas palabras no las entendieron los trabajadores informales, que de inmediato le contestaron a Yáñez con un no al desalojo de los sitios en donde a diario ejercen su oficio.

El alcalde los exhortó a no seguir invadiendo el espacio público del parque Santander y sus alrededores, y los invitó a que hagan parte de los diálogos que se emprenderán con ellos.

Una de las peticiones que hicieron a Yáñez los representantes de los vendedores fue que mientras se inician esas conversaciones para conocer la propuesta que tiene para ellos, les permita trabajar en el centro hasta el próximo martes, a lo que el mandatario se negó.

La vendedora informal María Elena Jaimes le replicó al alcalde que no podía venir a correrlos en los primeros dos días que lleva en el cargo. 

“Él no puede pretender solucionar los problemas que tenemos los informales con solo decirnos que nos retiremos de los espacios en los que llevamos 15 años trabajando”, dijo ella.

La mujer le insistió al mandatario cucuteño que van a seguir en el espacio público “porque de algo tenemos que vivir. Nosotros somos mujeres cabeza de familia, que pagamos arriendo y tenemos hijos que alimentar”.

Otros vendedores que le recriminaron a Yáñez por su actitud le dijeron que primero solucione el problema de empleo que hay en la ciudad y luego sí se siente a hablar con ellos. Somos más de siete mil vendedores los que estamos en las calles porque no nos dan oportunidad de empleo, dijo Eladio Rojas, un vendedor de correas que lleva 18 años trabajando en la calle.

El ingeniero Jairo Yáñez les comentó que la idea es hacer incluyente el espacio público y que para ello la Alcaldía de Cúcuta se hará acompañar de los órganos de control.

“Entre todos vamos a encontrar las soluciones que se relacionan con el espacio público, pero con responsabilidad, con cultura”, dijo.

Explicó que con los vendedores informales va a haber un diálogo permanente, un diálogo institucionalizado, cuadra por cuadra, pero no solo con los ambulantes, también con Fenalco, Cámara de Comercio, los bancos, las iglesias, con todos los actores integrados en el espacio público.

Image
La opinión
La Opinión