Escuchar este artículo

Procuraduría pide cuentas claras en caso de los colectivos blancos

Jueves, 2 de Febrero de 2017
El ministerio público indaga si este servicio funciona sin cumplir con los requerimientos.

El procurador regional, Juan Carlos Bautista, pidió a la Alcaldía local y al Área Metropolitana los estudios técnicos en los que se sustenta el nuevo servicio de taxis colectivos que las dos entidades aprobaron hace pocos días a través de la empresa de transporte Ontiveros.

Los vehículos, de color blanco, están funcionando como servicio colectivo (llevan hasta 4 pasajeros) en Atalaya, en reemplazo de microbuses sacados del servicio.

Según conoció La Opinión, el ministerio público indaga sobre la posibilidad de que este servicio esté funcionando sin cumplir con los requerimientos previos, como los estudios de movilidad y de necesidad que acrediten su operación en la ciudad.

En la misma solicitud que se le hizo al secretario de Tránsito de Cúcuta, José Luis Duarte, y al subdirector de transporte del Área Metropolitana, José Gregorio Botello, la Procuraduría espera conocer la certificación y remisión de las copia de los documentos que acrediten el cumplimiento de los requisitos contemplados para la realización de la modificación de la ruta autorizada a la empresa en cuestión en consonancia con las disposiciones del decreto 1079 de 2015.

Botello señaló que la ley permite a la empresa Ontiveros emplear la tipología de automóvil. “No hay ilegalidad en el servicio que se está prestando, debido a que el decreto 170 de 2001 (del ministerio de Transporte), lo permite en la tipología A, que es modalidad de transporte colectivo en carros con capacidad de 4 a 9 pasajeros”.

No obstante esto, lo que pretende la Procuraduría es establecer si los estudios que se hicieron son actuales y no vigencias pasadas.

Ante la polémica, el gerente de Trans Ontiveros, Harold Peñaranda, sostuvo que la situación de los taxis es legal (cumple con el decreto 170 del 5 de febrero de 2001)  y que lo que está pasando es que se está usando un lenguaje inadecuado para referirse a estos nuevos vehículos.

Peñaranda dijo que “la gente les llama taxis-colectivos”, pero que por este mal lenguaje lógicamente se habla de un servicio ilegal puesto que o son taxis o son colectivos, pero nunca pueden ser de las dos cosas.

 

Image
La opinión
La Opinión