Escuchar este artículo

Profesor de Cúcuta gana Premio Unesco por enseñar a oír y a ver

Lunes, 7 de Diciembre de 2020
Eduardo Esteban Pérez logró el galardón entre miles de docentes postulados a nivel internacional.

Trabajar por el empoderamiento de personas con discapacidad ha sido desde hace años el pilar de vida de Eduardo Esteban Pérez León, docente del Instituto Técnico Guaimaral, lo que lo ha llevado a ser merecedor de prestigiosos premios nacionales y mundiales.

El más reciente, ha sido el anunciado por Audrey Azoulay, Directora General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con el Premio Emir Jaber al Ahmad al Jaber, nombrado así en honor al Primer Ministro del Estado de Kuwait, patrocinador del concurso.

El segundo galardón fue el de la Noche de los Mejores, donde el Ministerio de Educación Nacional dio reconocimiento el pasado viernes 4 de diciembre al Instituto Técnico Guaimaral por el proyecto ‘Inspirando vidas’, en la categoría: Acogida, bienestar y permanencia, experiencia liderada por la rectora Gloria Ligia Valencia Gómez y los docentes Eduardo Pérez, Valentina Hernández y Derly Estrada.

El inicio de la idea

Pérez un docente orgullosamente cucuteño, criado en el barrio Loma de Bolívar, y desde hace 14 años desempeña su profesión con dedicación y entrega. En la actualidad labora en las áreas de Matemáticas, Tecnología e Informática.

Sus tres pasiones más grandes son crear recursos educativos, la teología, porque es cristiano de religión, y jugar fútbol con sus hijos. En especial, la idea de forjar herramientas de enseñanza para personas con discapacidad le nació hace 3 años tras una visita a Corea del Sur.

“Ver la atención que el gobierno le daba a todas esas personas discapacitadas creó en mí una conciencia, tocó mi corazón y las fibras de mi ser para tratar de mejorar las condiciones de vida de todas estas personas, en especial de los estudiantes”, relató.

Así, tras su regreso a Colombia se planteó la meta, y hoy, ha recogido el fruto de sus esfuerzos con más de 30 herramientas tecnológicas para estudiantes en condición de discapacidad visual y auditiva.

Entre ellas se encuentran aplicaciones gratuitas para celulares, sin necesidad de conexión a internet, disponibles en la tienda Play Store, y programas para computadores y páginas web.

Sus creaciones

Entre los más emblemáticos inventos de Pérez, se encuentran aplicativos como ‘PROFEenSEÑAS’, que destaca hasta el momento con más de 2 mil descargas y sirve para el aprendizaje de señas de lengua colombiana; la ‘Calculadora Ciegos’, diseñada para que personas con discapacidad visual puedan participar en clases con una calculadora aplicativa de botones audibles.

También ‘Geovisión’, que mediante un lector digital y códigos QR, permite el aprendizaje de geometría básica.

(Estos recursos educativos cumplen tres objetivos: el apoyo a la economía naranja de la región, la gratuidad de los recursos y complementar las temáticas vistas en clase. Foto: Cortesía)

Entre otros, se encuentran gafas de realidad virtual para ciegos, programas de computador para el  deletreo en lengua de señas colombiana y el aprendizaje de las tablas de multiplicar y de lengua castellana escrita para sordos.

Además, ha sido parte del desarrollo de otros proyectos del Instituto Técnico Guaimaral que aportan a la población con discapacidad, como ‘VirtualTIC, innovando en cuarentena’, ‘Inspirando vidas’ y ‘Lanceros de la inclusión’; todos reconocidos a nivel nacional por la Fundación Terpel y los Ministerios del Interior, Educación y Cultura.

Metas y proyecciones

(Eduardo Pérez y sus estudiantes en la iniciativa ‘Lanceros de la inclusión’. / Foto: Cortesía).

Para Eduardo, es un orgullo saber que, por primera vez en la historia de Colombia, un docente recibe un reconocimiento mundial de la Unesco, y, con él, se abren las puertas para que muchos otros más sean galardonados.

Desde ya, se prepara para recibir las dos partes del premio. Uno, el 23 de marzo en el Auditorio General de Unesco en París, Francia, donde obtendrá un diploma. El segundo corresponde a 20.000 dólares que planea invertir en estudios doctorales.

Con este, Eduardo posee 30 reconocimientos en total, de los cuales 8 son internacionales. Su meta es continuar brindando calidad de vida a todas las personas en condición de discapacidad y, a sus estudiantes, compartirles un poco de su temor de Dios, dice.

Ronaldo Medina | Practicante de periodismo.

Image
La opinión
La Opinión