Última hora

Escuchar este artículo

Proyecto lleva 8 años rescatando niños en Cúcuta

Jueves, 3 de Diciembre de 2015
Se logra gracias a las gestiones de Corprodinco y el patrocinado por la Fundación Telefónica.

Seis años de actividades del programa Pro-Niño, fueron suficientes para darles un viraje a las vidas de las hermanas Estefanía y Kendy Sierra Galvis.

A los 7 años, las niñas se dedicaban a la venta de agua, pasteles, hallacas y todo tipo de alimentos y baratijas en la calle. Su futuro no era muy promisorio. Ahora, las dos jóvenes se destacan por su excelencia académica.

Lo anterior, gracias a que fueron invitadas a estudiar por Pro-Niño, programa que ya sacó a 2.442 niños trabajadores de las calles de Cúcuta. Además de estudio, les ofrecieron alimentación y ayuda psicosocial.

El proyecto, clausurado ayer en el teatro municipal, fue estructurado por Corprodinco y patrocinado por la Fundación Telefónica, logrando innumerables éxitos.

Estefanía Sierra, quien estuvo en el programa seis años, dijo que “las actividades y los talleres me permitieron crear mi proyecto de vida, creer en mis capacidades y que soy capaz de salir adelante”.

La joven ganó una beca en el programa Ser pilo paga y actualmente estudia matemática pura en la Universidad Nacional.

Su hermana Kendy es egresada del Sena como tecnóloga en gestión documental y ahora estudia en la Universidad Simón Bolívar trabajo social.

Como ellas, 1.692 niños de Cúcuta, es decir, el 5% de la población atendida por Telefónica en Colombia, ahora son profesionales o están a poco de serlo.

Arnulfo Beltrán, es otro de los símbolos del programa.

Es comunicador social y se encarga de impulsar proyectos para los niños que, como él, hoy tienen frustrados sus sueños porque desde chiquitos trabajan.

Según la directora de Corprodinco, María Estela Contreras Antolinez, a Beltrán lo encontró trabajando en la calle, por eso y porque es el ejemplo a seguir de otros niños, le tiene gran afecto.

“El programa estuvo trabajando todos estos años en erradicar el trabajo infantil en sus peores formas y pudimos vincular a un número significativo a este proceso, que les permitió escolarizarse y adquirir habilidades y competencias para tener mejores oportunidades en su vida personal y familiar”, concluyó Contreras.

La directora agradeció a los municipios, que como Cúcuta, apoyaron a Corprodinco y dijo que fue un programa exitoso porque tuvo permanencia en el tiempo. Hoy cerró porque la fundación estudiará los resultados del proyecto.

“Fueron ocho años rescatando niños, por encontrarse vendiendo comestibles en las calles, vendiendo contrabando o haciendo trabajos pesados en las plazas de mercado”, dijo la directora.

Añadió -la directora- que Corprodinco está preocupada porque este año se dispararon los casos de niños trabajadores por el cierre de frontera.

*La Opinión