¿Qué se espera en el año 2021? Las expectativas Norte de Santander en medio de la pandemia

Domingo, 24 de Enero de 2021
La Opinión habla con nueve profesionales de diferentes vertientes del conocimiento sobre la visión que tienen para este año. 

La letal COVID-19 puso en emergencia a toda la humanidad. Es una crisis de proporciones devastadoras.

¿Bajo el peso de esa situación, qué se puede esperar en el nuevo año 2021? Nueve profesionales de diferentes vertientes del conocimiento hablan de la visión que tienen. 

Adip Numa Hernández, arquitecto. Fue diputado y director del Instituto de Construcciones Escolares.

“Después de un 2020 para olvidar, los sorprendentes acontecimientos que nos trajeron los Reyes Magos este 6 de enero, despertaron muchas expectativas. La comunidad internacional, asombrada se pregunta, si el presidente electo de los EE. UU., Joe Biden, podrá contribuir a la recomposición del Nuevo Orden Mundial, resultante, no de la pandemia que azota a la humanidad o de una conflagración bélica, como ha sucedido a lo largo de la historia, sino de la descabellada agresión al mundo por parte del ególatra de Trump, quien con su autoritarismo ramplón, arbitrariedad y egocentrismo pretendió destruir organismos multilaterales e instituciones internacionales como el Acuerdo Nuclear con Irán, el Acuerdo de París sobre cambio climático y el retiro de la OMS, entre otros, construidos con  gran esfuerzo después de la amarga experiencia de la Segunda Guerra Mundial. 

No le espera una tarea fácil al presidente Biden. Estados Unidos de América, quedó al desnudo por su irresponsable manejo de la pandemia, la profunda división de la sociedad, la fragilidad de su democracia y la precaria seguridad de sus instituciones”. 

Eleonora Martin Abrajim, psicóloga, escritora, pintora y docente universitaria. Fue reina de belleza de Norte Santander.

“El 2020 ya pasó, gracias a Dios. Este 2021 es un año nuevo. Creo que aprendimos a vivir con nosotros mismos, a redescubrirnos, a mirar qué tenemos en las manos para seguir haciendo. Las crisis y esta pandemia nos han permitido quedarnos solos y preguntarnos ¿por qué estamos viviendo esto o qué debo hacer para no recorrer los mismos caminos? Nada de lo que está sucediendo es sin causa. Tenemos miedo, el mismo miedo de todos, de verme tan frágil frente a la muerte. Para todos, el futuro es incierto, lo único que te da estabilidad es la fe en Dios. En esta pandemia sólo Dios basta. 

Si cada uno nos dedicamos a ser humanos, a vivir con gratitud cada día,  será un buen año”.

Rodrigo Llano Isaza, administrador de negocios. Es miembro de la Academia Colombiana de Historia, autor de diez libros. En el Partido Liberal se ha desempeñado como veedor. 

“Nunca antes, en ningún tiempo, las expectativas para el año que comienza estaban tan ligadas a un solo hecho como en el presente. La COVID-19 o coronavirus cambió el mundo, la manera de relacionarnos, de trabajar, la relación del Estado con el ciudadano. Seguramente seguiremos con tapabocas todo el año, pero esperamos que llegue la vacuna, sin que se presente un “cartel de la vacuna”, que reduzca el número de muertos y libere la presión sobre el sistema hospitalario.

Queda la expectativa de lo que haga la dupla Biden-Harris y lo que pase en Venezuela”.

Nohema Pinedo Ruiz, abogada, pintora y gestora cultural.

“Como todos, anhelo que cese pronto la terrible pandemia que padecemos, que tanta gente, conocida o no, se ha llevado. Seguramente desaparecerá como vino, intempestivamente (veo ahora en mitad de esta última palabra que empleé - intempestivamente -, un signo deliberado del presente). En el pasado las pestes terminaron de pronto, como si el virus se agotara en sí mismo después de tanto estrago. Claro que nuestro tiempo es de gran avance científico, en lo cual tenemos puesta la esperanza.  Entretanto queda por aprovechar lo bueno que nos otorga el encierro para elevarnos espiritualmente, culturalmente: leer, ver buen cine, reflexionar, orar (cada quien a su manera), y en mi caso pintar, que ha sido mi vocación desde pequeña. Espero contar más tarde con una buena producción artística y exponerla, ojalá de modo presencial; si no es posible, lo haré a través de ese medio paralelo virtual, que por fortuna nos ha permitido comunicarnos. 

Tengo un proyecto importante para este año, y es iniciar una maestría en Filosofía. Me apasiona la aventura del pensamiento, su evolución, su práctica presente. Nada mejor para iniciarse en el tema que la disciplina académica, el estudio metódico que esto propone”. 

Jesús Ernesto Urbina, escritor, con una reconocida obra poética, docente de la Universidad Francisco de Paula Santander.

“Tal como lo sugiere el filósofo Baruch Spinoza, prefiero las emociones alegres a las emociones tristes, y a pesar de las circunstancias complejas e inciertas que estamos viviendo, mis expectativas se enfocan hacia una consideración de tipo ontológico. De una u otra manera, esta pandemia nos lleva a cuestionar muchos principios establecidos sobre la base de la sociedad del consumo, y nos obliga a tener en cuenta algunos de los valores fundamentales relacionados con la preservación de la vida en todas sus manifestaciones, y en ella la educación cobra el sentido que ha perdido ante el espejismo de los indicadores y los encuentros virtuales. En ese orden de ideas, este año puede ser la plataforma para una reconfiguración de esos valores, de la política, de la ciencia y la tecnología, y del papel del ser humano en el universo”. 

Carlos Colmenares Uribe, abogado, docente de la Universidad Libre, autor de tratados jurídicos y directivo e organizaciones rectoras de su gremio.

“El 2021 arranca con grandes expectativas, pero también con fuertes amenazas. 

Veámoslas: el anuncio de la vacuna contra la COVID-19 por parte de varios laboratorios farmacéuticos y los contratos que logró el Gobierno Nacional con algunos de ellos para su administración, nos dan un respiro frente al efecto de la pandemia que nos tiene en vilo desde hace ya 10 meses. Pero, por otro lado, las noticias sobre las nuevas cepas que aparecieron y golpean al Reino Unido y que ya empezaron a extenderse por el mundo sumadas al alto número de infectados y la alta tasa de mortalidad que presenta hoy nuestro país, no permite ver un panorama claro y sano para la normalización de todas las actividades en el corto ni en el mediano plazo.  

Así las cosas, lo más prudente es seguir con el autocuidado y la responsabilidad (uso del tapabocas, máscara, lavado de manos y distanciamiento social)”.

David Bonells Rovira, arquitecto, escritor, docente universitario. Ha desempeñado importantes cargos en la administración pública.

“Espero que superados los obstáculos para su suministro pueda aplicarme la vacuna. 

Espero que el sector de la cultura pueda superar el golpe de la Pandemia y que las autoridades locales hagan posible la creación del museo de la ciudad, para ello propongo trasladar las oficinas de la Secretaría de Cultura del Departamento a la casa de la Calle 14 donde está la Fundación Museo Ciudad de Cúcuta y destinar la Torre del Reloj al funcionamiento de este. 

Espero que la ola de migración venezolana sea intervenida y asistida por el Gobierno Nacional y que los planes de contingencia que se formulen al respecto se acompañen de un paquete económico de mucho peso y de muchos pesos. 

Espero que los movimientos políticos escojan excelentes candidatos para el proceso electoral que terminará en 2022 y que la revocatoria del Alcalde de Cúcuta no tenga éxito. 

Espero que la Selección Colombia de Fútbol, clasifique para el próximo Mundial”.

Ingrid Hartmann Paz

Estudió derecho internacional y ciencias políticas. Estuvo en el servicio diplomático de Colombia en la embajada en Italia y el consulado en Roma.

Fue la fundadora de la Red Cucuteños por el Mundo.

“La pandemia nos demostró que el mundo entero fue capaz de unir esfuerzos científicos, económicos y sociales y salvar vidas humanas en vez de participar en guerras. Espero que hayamos aprendido esta lección.

Apruebo que Estados Unidos recuperó su democracia. 

Me gustaría seguir colaborando en grupos de trabajo en donde estuve bastante activa, como voluntaria este año pasado. Estoy muy feliz de haber regresado a Cúcuta en donde hay tanto por hacer. 

Deseo seguir en la promoción y difusión de las conferencias que organiza Patrocinio Ararat y contribuir al desarrollo del movimiento cultural, así como a la ejecución de los programas y proyectos del alcalde Jairo Yáñez en la perspectiva de solucionar problemas y jalonar nuevas posibilidades de progreso de la ciudad de todo orden, con el apoyo de los diferentes sectores de la comunidad local. Espero, en fin, que 2021 nos proporcione mucho de lo que necesitamos y esperamos mediante el trabajo de todos.

Carmen Elisa Araque, médica. Rectora de la Universidad de Santander en Cúcuta

El 2021 va a ser un año difícil, muy complejo pero no imposible de sacar adelante porque va a recibir todas las consecuencias de un 2020 que nos deja un panorama con muchos inconvenientes, preocupaciones, miedos, angustias y tristezas.  Así mismo, nos da la posibilidad de reinventarnos, de tomar conciencia en cada uno de nuestros actos, valorar la vida, el trabajo, la amistad, la salud, la familia. Tenemos que recuperar la fe y la esperanza en Dios.

Estoy segura que si todos nos lo proponemos cuando esto pase sacaremos un 2021 próspero, lleno de amor, de fortaleza, de gratitud, lealtad, desarrollo y crecimiento en todas nuestras metas.

Debemos ser positivos, confiar en que esto pronto va a pasar siempre y cuando seamos responsables y conscientes del compromiso que tenemos con el medio ambiente y con nosotros mismos”.

Image
Cicerón Flórez