Escuchar este artículo

Quemados, sin unidad especializada en Cúcuta

Jueves, 24 de Octubre de 2019
El hospital Meoz no solo recibe pacientes con quemaduras de todo Norte de Santander, también de Cesar, Arauca y Venezuela.

Las personas que sufren quemaduras en Cúcuta y el departamento se exponen a padecer el doble para recibir atención especializada, debido a que en Cúcuta no hay unidad de quemados en el Hospital Universitario Erasmo Meoz.

El problema es grave debido a que no solo del departamento llegan quemados al Huem, también del sur del Cesar, Arauca y Venezuela, lo que agudiza más el problema para estos pacientes, dijo la cirujana plástica, Claudia Pérez, durante la jornada académica que antecede a la celebración del Día Latinoamericano de la prevención de quemaduras.

La profesional de la medicina reveló que en el Huem se reciben en promedio anual a unos 300 pacientes quemados, entre adultos y niños, de los cuales el 60 por ciento queda hospitalizado con tratamiento especializado.

Este año se ha atendido a 37 pacientes quemados procedentes de Venezuela.

La situación es complicada con los pacientes en condición de estar en una unidad especializada de quemados, pero en Cúcuta no la tenemos, dice Pérez.

“Ahí es cuando el hospital pone a prueba toda su capacidad científica y de atención, porque a los pacientes hay que brindarles atención, dado que está de por medio la vida”, precisa la cirujana plástica.

Pérez explicó que con esta clase de pacientes que llegan con quemaduras de tercer grado, que compromete más del 20 por ciento de su cuerpo, en el Huem se le da manejo en urgencias, luego se llevan a cirugía y posteriormente se les busca ubicación en las unidades intermedia de adultos o las uci pediátricas para su tratamiento. Los más críticos son trasladados a unidades de quemados en otras capitales.

Al hacer el análisis del origen y la parte del cuerpo que más se compromete en las personas quemadas, Pérez señaló que en su mayoría los pacientes que se reciben en el hospital se quemaron con líquido hirviente. En los casos atendidos en el hospital los niños vieron comprometidos cabeza y tronco, mientras que los adultos el tronco y extremidades.

De acuerdo al historial que se lleva de los pacientes, los niños se quemaron al entrar en la cocina y en la mesa de comedor. 

Image
La opinión
La Opinión