Resocialización de detenidos se hará con la 'Cárcel que Educa'

Miércoles, 12 de Mayo de 2021
Toda la producción que elaboren los privados de la libertad será vendida en el Centro Comercial Las Mercedes de Cúcuta y, en una segunda fase, en los negocios de las grandes superficies y en la red nacional.

La propuesta que puso en marcha la Alcaldía de Cúcuta en la cárcel Modelo pretende no solo formar a los internos en el adiestramiento de un arte, sino en algo mucho más profundo: la resocialización con valor agregado, es decir, un proyecto de vida para que cuando cumplan sus condenas tengan una segunda oportunidad, pero esta vez en familia.

Es un programa con el que el alcalde Jairo Tomás Yáñez le apuesta, además, a dignificar las condiciones locativas del penal en el que hoy pagan sus penas en condiciones de hacinamiento unos 3.223 internos (hombres y mujeres),  de los cuales 944 están sindicados y  1.910 condenados. El total de mujeres es de 369 (145 sindicadas y 224 condenadas).

Yáñez explicó que se trata de un programa denominado ‘La cárcel que educa’, con el que el problema principal que se busca resolver es la insuficiencia de acciones efectivas en el proceso de resocialización y reintegración social de las personas que hoy están privadas de la libertad.

La idea es brindarles nuevos programas de formación técnica a los internos, acorde a las labores que hoy desempeñan y a la demanda del mercado.

Para esto, la Alcaldía echará mano del Centro Tecnológico de Cúcuta para el desarrollo de los programas técnicos laborales en que se formarán los internos.

Yáñez precisó que el plan,  en la primera fase, arrancará con capacitación en diseño, elaboración y producción de calzado artesanal.

En este objetivo se integrará a la Asociación de Calzado y Similares (Corpoincal) para que lidere la capacitación en la mejora del diseño y la calidad de los productos que se comercializarán a través de la marca Libera Colombia, con el objetivo de competir exitosamente en el mercado, describió Yáñez.

Pero también se desarrollarán programas de formación técnica profesional y tecnológica con los internos, para el mejoramiento de la calidad de los cultivos de la granja.

Con ese objetivo se promoverán en la penitenciaría capacitaciones para cultivos de ciclo corto, o menores a un año, por parte de la Secretaría de Desarrollo y del Centro Tecnológico.

Allí, las personas privadas de la libertad van a aprender sobre manejo de suelos, producción de viveros, producción de abonos y buenas prácticas de manipulación, entre otros oficios, dijo el gobernante municipal.
El proyecto se está estructurando a partir de fortalecer el fomento al emprendimiento dentro del penal.

“Estamos articulando desarrollo de infraestructura con ayuda internacional para fortalecer los talleres de manufactura y marroquinería, elementos de madera y carpintería, como también de confecciones y modas, que se proyectan como puntos clave”, resaltó.

Los otros talleres que se van a estimular son los de transformación de alimentos: panadería y productos del campo.

Yáñez dijo que fortaleciendo estas estrategias productivas, el siguiente paso es el proceso de comercialización que se va a hacer con venta directa en el Centro Comercial Las Mercedes, en el cual el municipio cederá un espacio consistente en tres locales para el programa.

Además, el municipio dotará con internet la cárcel y la agencia estadounidense Usaid aportará maquinaria y materias primas para que se pueda avanzar en este plan de resocialización.

Los empresarios van a ver en la cárcel una cadena de producción activa, esto quiere decir que desde los talleres del penal saldrán listas para el mercado local y nacional manufacturas de cuero, confecciones y alimentos.

En la actualidad, los internos producen pero no tienen una cadena comercial en donde poner sus productos a la venta.

Yáñez precisó que en la cárcel están los espacios para la producción, pero  hay limitaciones de infraestructura por falta de maquinaria y equipo pero, además, los internos no tienen la red completa para cerrar el negocio.

“Es aquí en donde vamos a aprovechar para incorporar y comprometer a los empresarios de los sectores manufactura, zapatos, confecciones, carpintería y de alimentos para crear las cadenas productivas”, manifestó.

Por ahora,  la producción que se saque se venderá en el Centro Comercial Las Mercedes, pero en otra fase se llevará a los negocios de las grandes superficies, dijo Yáñez. Los internos participarán en la cadena de inversión y se les reconocerá la mano de obra.

Solución al hacinamiento

El proyecto también contempla la construcción de un centro  de detención transitoria, con el cual se pretende mejorar las condiciones locativas para las personas privadas de la libertad, pero también para disminuir el hacinamiento en el complejo carcelario.  

Según Yáñez,  en la actualidad se está terminando de habilitar en el barrio El Escobal este centro y el mismo será destinado a los retenidos por delitos menores. Allí llegarán quienes violen el espacio público, también los que sean sorprendidos ingiriendo sustancias sicoactivas y licor en espacio público, entre otros. 

Ellos deberán pagar comparendos preventivos educativos, que se traducen en acciones como barrido de parques, limpiezas de canales, etcétera. 

“Vamos a construir una cultura ciudadana para evitar el desborde de las personas. Será una herramienta pedagógica mientras las personas se conducen posteriormente a estrategias de rehabilitación  en los centros de escucha”, reveló el alcalde Jairo Yáñez.