Escuchar este artículo

Solo 100 habitantes de calle en Cúcuta recibirán atención integral

Lunes, 2 de Abril de 2018
Se trata de un convenio entre la Alcaldía y la Fundación Raíces del Oriente.

Durante cuatro meses, 100 habitantes de calle recibirán atención integral a través de un convenio entre la Alcaldía de Cúcuta y la Fundación Raíces del Oriente, con la finalidad de prevenir el riesgo de enfermedades y el mejoramiento de su calidad de vida e inclusión social.

Este programa, el cual tiene una inversión de 309 millones de pesos, dio inicio este lunes 2 de abril y tendrá vigencia el 2 de agosto del presente año. Sin embargo, la administración municipal recalcó que esperan ampliarlo más tiempo.

Es por eso que desde ya, estas personas tendrán acceso a los siguientes beneficios en la sede de la fundación ubicada en la avenida 3 # 2-52 del barrio Lleras.

  • Elementos de aseo personal.
  • Alimentación.
  • Salud integral.
  • Orientación para la prevención e incidencia del consumo de sustancias psicoactivas.
  • Promoción de su desarrollo integral.
  • Capacitaciones y/o talleres en liderazgo.
  • Actividades en el tiempo libre para la construcción de nuevos proyectos útiles.

La disyuntiva de esta iniciativa tiene que ver con la cantidad de personas que se beneficiarán contra el total de indigentes que hay en la ciudad de Cúcuta. Según el censo que se adelantó durante el año pasado por la Alcaldía, son más de 600 personas las que permanecen en las calles, 200 más que en 2016.

Aunque la Secretaría de Bienestar Social había confirmado a La Opinión que al menos 1.000 personas deambulan por las calles de la ciudad, aún no existe un registro oficial.

Lo que sí es cierto es que esta condición de vida no tiene distinción de raza, ni sexo o figura política pues se encuentran desde jóvenes, mujeres y personas de la tercera edad. 

El canal Bogotá, por ejemplo, es uno de los lugares donde más indigente se encuentran. Este pasa por 25 barrios y en el trayecto de 15 kilómetros se aprecian plásticos, muebles viejos, colchonetas y sábanas sucias. 

Image
La opinión
La Opinión