Escuchar este artículo

Tras los menores que trabajan en Cúcuta

Domingo, 30 de Octubre de 2016
El Comité para la Erradicación del Trabajo Infantil ha localizado a 109 niños y adolescentes.

Con apoyo del Instituto de Bienestar Familiar (ICBF), la Policía de Infancia y Adolescencia, la Secretaría de Gobierno, entre otros actores, la Secretaría de Bienestar Social adelantan brigadas pedagógicas para localizar menores en trabajo.

Los actores encargados de organizar las visitas a diferentes puntos de la ciudad, conforman el Comité para la Erradicación del Trabajo Infantil, que desde junio pasado puso en marcha esta estrategia.

Hasta el momento, en las jornadas se ha identificado a 84 menores en Cenabastos y otros 25 trabajando en otras zonas de la ciudad como el Malecón, la avenida Libertadores, la avenida Guaimaral y la Terminal de Transportes.

En todos los casos registrados, los menores siempre están acompañados de sus padres, por lo cual, los delegados del comité registran sus datos y el equipo psicosocial cita a los padres formularles una amonestación y para conocer las condiciones de vida de los pequeños y las familias.

“En algunos casos, los niños deben ir a un hogar de paso, pero en este momento no tenemos cobertura”, señaló  Claudia Herrera, profesional de la Secretaría de Bienestar social y líder del comité.

Es por ello que el equipo revisa las condiciones de los pequeños, y de acuerdo con un proceso que coordina el Icbf con un defensor de familia y profesionales encargados,  los niños son incluidos en en el programa externado.

Modalidad externado

A través de un convenio entre el ICBF y la Corporación Corprodinco, se desarrolla este programa que busca que los pequeños aprovechen el tiempo libre aprendiendo otras artes y desarrollando actividades lúdicas, como talleres de teatro, música, danza, pintura y canto.   

“Mediante charlas y otras actividades buscamos que los niños desempeñen actividades propias de su rol”, indicó Angie Cáceres, profesional del programa.

Actualmente, 200 niños  de 7 a 15 años, asisten a la corporación en la jornada contraria a su horario de clases. Allí reciben  almuerzo, asesoría de tareas, talleres y un subsidio de transporte diario.

A través del programa se busca garantizar los derechos de los menores, por lo cual, los padres deben participar en una escuela de padres y comprometerse con la educación de sus hijos.  

Más niños en la calle

La llegada de venezolanos a la ciudad también ha afectado el panorama del trabajo infantil.  Más y más son las familias que sin ningún tipo de documentación, ponen a trabajar a sus pequeños con el fin de conseguir el sustento diario.  

Es por ello que el Comité para la Erradicación de Trabajo Infantil fijó nuevas estrategias con este panorama de familias inmigrantes.

“Sin importar las condiciones, estos niños se deben reportar a migración, porque hay que respetar la ley”, sostuvo Herrera.

Image
La opinión
La Opinión