Escuchar este artículo

Tres cucuteños están detrás de los conciertos en UCI, en Bucaramanga

Sábado, 19 de Mayo de 2018
Los hermanos Jeam, Diego y Manuel Moreno, del grupo musical Laguna Brava, no son médicos, pero llevan sonidos de vida.  

Con un ambiente de música, tranquilidad y vida, el último jueves de cada mes se convierte en escenario de un espectacular concierto, en el que los protagonistas son tres cucuteños que buscan salvar vidas con las tonadas de sus instrumentos musicales.

Jeam, Diego y Manuel Moreno Arias, son tres hermanos nortesantandereanos que hacen parte del grupo musical ‘Laguna Brava’, y quienes están detrás de la iniciativa de incorporar la música en el proyecto de Humanización de la UCI. 

Durante las presentaciones, poco a poco la flauta lakota y el tambor chamánico, entre otros instrumentos, van dejando en segundo plano el sonido del ‘pi’ ‘pi’ ‘pi’ de la bomba de infusión y los demás aparatos propios de esta área, mientras que el ambiente de tristeza y soledad se desvanece con cada gesto de alegría que ilumina el rostro de los pacientes, los familiares y el personal médico, quienes conforman el selecto público del concierto. 

Teniendo en cuenta el estado de salud de cada paciente se van integrando y eligiendo el repertorio de su preferencia. Los enfermos desde su ubicación VIP en el musical, piden desde bachata hasta rancheras, pero las tonadas que nunca pueden faltar son ‘Pueblito Viejo’ de Garzón y Collazos. 

Pese a que los ritmos colombianos son el fuerte de ‘Laguna Brava’, sus integrantes van preparados para complacer a su público, pues el principal objetivo de esta labor es hacer que quienes están en delicado estado de salud y las personas que los acompañan en ese proceso, salgan de esa rutina de la UCI y se unan en una jornada donde prima la felicidad. 

Y así es, pues no solo consiguen que los pacientes sigan el ritmo de la música y canten, sino que algunos se apoderan de la melodía y otros se animan a tocar maracas o sonajeros. 
Es ahí cuando este grupo, y quienes hacen parte de la iniciativa, encuentran la mejor recompensa a su labor y el incentivo para continuar investigando, ensayando y trabajando por ayudar a los demás. 

La historia detrás del concierto en UCI 

Estos hermanos heredaron su amor por los ritmos colombianos y la música de su padre, el arboledano Eliseo Moreno, a quien le deben el haber hecho parte de varios grupos, entre ellos ‘Laguna Brava’, que se vinculó a los conciertos en la UCI a través de Jeam. 

Ella, enfermera de profesión y actualmente docente de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, se unió al trabajo del semillero de investigación Higía y les propuso vincular la música al proyecto de humanización en UCI en el que venían trabajando.

Tras la respuesta positiva, se dio a la tarea de programar talleres de iniciación musical para los estudiantes de enfermería y llevó a sus hermanos para que ellos los impartieran. 

Además, investigó sobre el tema para conocer mejor los ritmos que favorecían a los pacientes y, en julio de 2017, lograron su primer concierto en UCI, para el que ensayaron y se prepararon con gran dedicación. 

“Los sonidos suaves y relajantes mejoran la frecuencia respiratoria y cardíaca, además del estado de ánimo de los pacientes”, asegura Jeam.

Esta experiencia tiene un lugar muy especial en la familia Moreno, porque en las reuniones siempre hay un espacio para ensayar sus presentaciones, logrando que su grupo ya haya compuesto ‘Viaje atmosférico’ y ‘En la Vera’, dos melodías para la labor que desempeñan.

El proyecto Huci 

En España, el médico especialista en Cuidados Intensivos Gabriel Heras inició en 2014 el Proyecto Huci (Humanizando los Cuidados Intensivos), en busca de que la atención en esta área no se centrara solo en la parte física, sino que tuviera en cuenta el tema emocional que afecta a pacientes, familiares y personal de atención. 

En una conferencia, el intensivista afirma que hay una cosa que estos enfermos sí pueden hacer: escuchar. De ahí la importancia que tiene la música en la iniciativa, pues como él lo dice ‘¿Quién no tiene una canción que lo cura?’.

Cúcuta es pionera

En la Clínica Norte llevan tres años implementando esta estrategia, de la mano del doctor Arturo Arias Antun, quien es pionero en Colombia en la iniciativa de humanización en UCI. 

“No es solo escuchar música, hay que hablar de musicoterapia, una tendencia que busca la mejoría de las personas enfermas a través de la vibración que produce la música en nosotros”, precisa. 

Allí, los encargados de llevar estos ‘sonidos que curan’ son los jóvenes del grupo Barroco. “Es muy gratificante ver cómo uno le toca un ‘Brisas del Pamplonita’ a alguien de acá y se pone muy contento… La idea es revitalizar, con ese fin se hace”, afirma Astharlam Molina, uno de sus integrantes.

Image
La opinión
La Opinión