Escuchar este artículo

Veinte veces han robado en el colegio Rafael Uribe

Miércoles, 10 de Junio de 2020
En el último caso el ladrón quedó grabado.

Veinte robos se han registrado en dos de las cuatro sedes de la Institución Educativa Rafael Uribe  Uribe desde 2018, siendo el autor de estos hechos, al parecer, la misma persona, quien se ha apoderado producto de sus fechorías de unos $30 millones.

El hecho más reciente ocurrió el domingo, hacia la 1:45 de la madrugada, cuando el delincuente se deslizó hasta el interior de la sede central, forzó una ventana y se llevó 4 lámparas LED y el cableado de la luz de la recién construida batería sanitaria.

No contó el delincuente, por la costumbre de robar allí, que su imagen quedaría grabada en las cámaras de seguridad y quizá eso permita, según la comunidad, que por fin lo pongan a buen recaudo de las autoridades.

En la secuencia de imágenes se puede ver que el hombre avanza encorvado para llegar hasta su objetivo, vistiendo camisa y short azul, pero en algunos momentos se le puede ver el rostro, lo que llevó a varias personas a asegurar que se trataría de Jhoncito, el seudónimo de un delincuente de Doña Nidia, del mismo barrio donde está ubicado el colegio.  

Relataron los vecinos que pese a que han identificado al presunto delincuente, hasta el momento no han podido judicializarlo, porque los robos cometidos son de menores cuantías o porque no hay una certeza jurídica para condenarlo.

Menores cuantías

El rector de la institución, Néstor Contreras Gélvez, dijo que el colegio ha sido objeto de  constantes y sistemáticos robos por parte de personas al parecer del mismo barrio, situación que inició en 2018, afectando principalmente las sedes Doña Niña y la de bachillerato, con 700 y 800 estudiantes, respectivamente, de un total de 1.920 estudiantes de toda la institución.  

Al tratarse de pocos objetos los que se llevan cada vez que ingresan a una de las sedes, a lo largo de casi dos años, el montó de los daños y pérdidas crece a más de $30 millones, afectando no solo el patrimonio de la institución sino el bienestar de los estudiantes.

El rector dijo que han sido robadas de los dos planteles 30 ventiladores, 50 bombillas, los cables de la luz, hasta el papel higiénico de los niños de preescolar, del comedor escolar sustrajeron la licuadora, la olla a presión, el mercado, platos, vasos y otros elementos de cocina, dañando de paso las tejas de eternit y el cielo raso de los salones que han ido arreglados con mucho esfuerzo.

En la sede del barrio Hombres Nuevos, se robaron el televisor, un teatro en casa, la cocina, utensilios del comedor y las lámparas, mientras que en la sede del barrio Carlos Ramírez París se llevaron hasta el tanque plástico de agua,  que por fortuna la comunidad recuperó.

“Nosotros sospechamos de una persona que tiene el mismo modus operandi, viene por un ventilador, por dos máximo, porque al parecer sabe que por ser delito de menor cuantía si se llegase a capturar fácilmente sale libre”.

El rector dijo que por estos hechos han instaurado 15 denuncias y pese a haber tenido toda la colaboración de la Policía y la Fiscalía, la justicia no ha podido actuar, porque  no hay captura en flagrancia y el presunto responsable evade fácilmente la responsabilidad. “En los últimos 10 días esta persona, al parecer en complicidad con otras dos, se han llevado 20 lámparas LED, inversión de la comunidad y recursos de gratuidad que genera un hueco fiscal”, según  Néstor Contreras Gélvez.

Sergio Martínez Medrano, secretario de Seguridad Ciudadana del Municipio, dijo que el tema de los constantes robos a instituciones educativas fue abordado el martes durante una reunión con el coronel José Luis Palomino, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, situación que se ha agudizado durante estos meses de pandemia cuando las escuelas y colegios han quedado solos, facilitando la acción delincuencial.

“Hemos visto que se ha presentado una serie de falencias en el tema  judicial, toda vez que no se han presentado en todos los casos las denuncias correspondientes”, dijo el recién posesionado funcionario.

Otros casos

La comunidad  y directivos docentes han denunciado otros casos de hurto en instituciones educativas oficiales de los barrios Daniel Jordán, 7 de Agosto,Niña Ceci, en el colegio  Claudia María Prada, primera etapa de Atalaya, en La Libertad, San Luis y el colegio Mercedes Ábrego.

Image
La opinión
La Opinión