Vicepresidenta en Cúcuta llama a frenar las urbanizaciones piratas

Jueves, 19 de Noviembre de 2020
Empiezan llegar las ayudas del Gobierno Nacional para los damnificados por las lluvias.

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, visitó a los damnificados del barrio 23 de Enero que perdieron sus viviendas y enseres por la avalancha de la quebrada Tonchalá, ofreciéndoles toda la ayuda y acompañamiento del Gobierno Nacional.

Ramírez caminó por entre el terreno fangoso y los escombros que quedaron tras el paso de la creciente que acabó con la mitad de este asentamiento ubicado en el occidente de Cúcuta, en el sector de Valles del Rodeo, y que también causó estragos en los bloques de apartamentos Los Arrayanes y el megacolegio del sector. 

Acompañada por el director administrativo de la Presidencia, Diego Molano, y otros funcionarios del nivel central, el gobernador Silvano Serrano y el alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez, la vicepresidenta lamentó la pérdida de vidas humanas en esta tragedia, ocurrida la noche del 17 de noviembre, en medio de un fuerte aguacero. 

Los organismos de socorro rescataron tras la avalancha los cuerpos de un hombre identificado como Jesús David Farías García y una  mujer, habitantes del 23 de Enero, mientras que cinco personas fueron declaradas como desaparecidas. Tres víctimas fatales se registraron también por el desplome de rocas sobre una vivienda, en el barrio Cuberos Niño.

El alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez, en un primer balance entregado a La Opinión, dijo que más de 250 familias en el barrio 23 de Enero perdieron absolutamente todo, con más de 150 casas arrasadas, imágenes que comparó con la avalancha de Armero, registrada hace 35 años. 

Entre tanto, el secretario de Gestión del Riesgo de Desastres, Huber Plazas, informó que además de lo ocurrido en Los Arrayanes y el 23 de Enero, había 50 familias damnificadas en el asentamiento La Isla, 30 en Manuela Beltrán, y 50 en Caracoles, Villas de San Diego y Valles de Girón, por el desborda miento de la quebrada Tonchalá.  

(Diego Molano, funcionario del Gobierno Nacional, junto al gobernador Silvano Serrano, conversan con personas que perdieron sus viviendas.)

Plan de ayudas del Gobierno

Antes de desplazarse a la zona afectada y al término del Puesto de Mando Unificado cumplido en la Gobernación, Marta Lucía Ramírez anunció el plan de ayudas del Gobierno para atender la emergencia invernal tanto en Cúcuta como en otras localidades del departamento.

“Lamentamos y acompañamos el dolor de las familias que han perdido a sus seres queridos, dándole un sentido de prioridad a la búsqueda de las personas que aún están desaparecidas, tarea que cumplen la Unidad de Gestión del Riesgo, la Policía, Defensa Civil, Bomberos”, dijo.

Ante este panorama y por pedido del presidente Iván Duque, Ramírez instó al gobernador Silvano Serrano y al alcalde Jairo Yáñez, a trabajar unidos más allá de la  emergencia, con un sentido de solución a los problemas estructurales que tiene el departamento y el municipio.

Dijo que buena parte de esta tragedia que viven tantas familias en Colombia, es consecuencia de la subnormalidad que se ha ido acumulando por muchos años, con invasiones de tierras, barrios ilegales y constructores piratas que engañan a la comunidad.

“Estamos acompañándolos, pero vamos a reforzar todas las medidas de control para que los sitios donde hay estos asentamientos subnormales se puedan corregir. El mensaje claro, tanto a las corporaciones autónomas regionales como a la Policía, es que hay que ser implacables y evitar cualquier asentamiento subnormal que se vaya desarrollando, y en ningún lugar donde no haya condiciones para levantar urbanizaciones se pueden aceptar”, dijo.

Agregó que en todos los lugares identificados como de alto riesgo se van a desarrollar una serie de obras de mitigación, donde ya la Gobernación venía trabajando de la mano con los alcaldes, involucrando a la propia comunidad. 

Diego Molano, por su parte, manifestó que hay un gran compromiso del Gobierno Nacional con Norte de Santander, donde se han conjurado tres crisis: primero la migración venezolana, este año la COVID-19 y ahora la emergencia invernal.

Explicó que teniendo en cuenta que el periodo de lluvias aún no termina, en el PMU se hicieron los análisis de cuáles son los puntos críticos donde ya está actuando la Gobernación y las alcaldías, con el apoyo de la Unidad de Gestión del Riesgo, para prevenir otro hecho qué lamentar.

(Las ayudas enviadas por el Gobierno Nacional ya están siendo entregadas a las familias afectadas por las fuertes lluvias.)

El Gobierno anunció que para los damnificados de Cúcuta entregarán 1.750 ayudas humanitarias de emergencia, integradas por un kit alimentario, aseo y cocina, mientras que para el resto del departamento llegarán 3.000 ayudas humanitarias. También destinarán 500 subsidios de  arriendo para las familias que perdieron sus viviendas, por un término de tres meses, mientras se procede a su reubicación.

Así mismo, la ejecución de cuatro proyectos de reducción del riesgo que están validados técnicamente por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, que cuentan con recurso del  gobierno del presidente Duque para los municipios de Toledo, Los Patios, Cúcuta y Lourdes, por más de $70.000 millones. 

Respuesta departamental

El gobernador Silvano Serrano agradeció la respuesta del Gobierno Nacional a lo que está viviendo Norte de Santander por efecto de las fuertes precipitaciones e informó que sumado a ese esfuerzo, han venido trabajando todo este mes asignando $2.500 millones desde la administración departamental para fortalecer la capacidad de respuesta de los organismos de socorro, y un giro directo a las alcaldías por $1.200 millones para ayudar a atender la situación de emergencia en las vías secundarias y terciarias. 

Serrano anunció que pondrán a disposición maquinaria amarilla para las emergencias en las vías secundarias, que corresponde a una dotación que se hizo desde la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo.

Dijo también que se propuso  para avanzar en la atención estructural de las personas que perdieron sus viviendas en Cúcuta, la posibilidad de asignar $5.000 millones para un proyecto de vivienda dirigido a quienes se quedaron sin nada en la Comuna 8.

En convenio con Corponor, serán invertidos $2.000 millones para obras de mitigación en aquellos lugares donde se requieran, como una acción que corresponde al Sistema Nacional de Gestión del Riesgo y a una articulación entre el nivel central, departamental y local. 

El alcalde Jairo Yáñez reiteró el llamado a la previsión y a la planeación a largo plazo, explicando que en la ciudad se ha tenido un escenario histórico de sectores subnormales e invasiones, “pero ya basta de las urbanizaciones piratas y de ese ejercicio que ha desbordado toda la capacidad de atención, con viviendas en zonas de alto riesgo, canales que no fueron dragados o reforestados, en una ciudad donde más del 60 por ciento de su territorio está pleno de esta irregularidad”.

Image
Eduardo Bautista
Eduardo Bautista