Ya rige la resolución del nuevo casco para motociclistas

Sábado, 23 de Enero de 2021
Tras 10 meses de pedagogía por parte de Mintransporte, desde este sábado se hace efectiva la medida. Quienes la incumplan serán multados.

Este sábado en Colombia empieza a regir la Resolución 23385 de 2020 que establece nuevas condiciones de protección para los motociclistas y los acompañantes en motocicletas, mototriciclos, motocarros y cuatrimotos.

En Norte de Santander están obligados a cumplir esa norma del Ministerio de Transporte, los conductores y parrilleros de las 226.134 motocicletas y 878 motocarros colombianos registrados, incluyendo las motocicletas que no pagan impuestos en el departamento, es decir las de cilindrada inferior a 126 centímetros cúbicos, y 13.037 motos venezolanas registradas, es decir las que tienen más de 126 centímetros cúbicos, según cifras de la secretaría de Hacienda Departamental.

Sin embargo las autoridades de Tránsito han sido claras en que no se trata de que la gente salga corriendo a comprar nuevos cascos, sino asegurarse que los mismos cumplan con las normas mínimas para el uso de esos elementos de protección que buscan salvar vidas.

La Resolución 23385 advierte que se impartirán sanciones económicas a las personas que incumplan las nuevas reglas y que la no utilización del casco cuando corresponda dará lugar a la inmovilización del vehículo.

El secretario de Tránsito de Cúcuta, Mayid Gene, dijo que hay que tener en cuenta que es una resolución anunciada desde marzo de 2020, quedando en firme en noviembre de ese año, cuya implementación es desde mañana 23 de enero.

Explicó que la norma divide los requerimientos en dos situaciones: una de orden técnico y otra de orden comportamental.

La primera, usar un caso reglado, no los que muchos acostumbran comprar, que pone en riesgo la vida del motociclista y del parrillero, porque más del 60% de fallecidos en accidentes de tránsito en el país involucran a motociclistas y cerca del 70% de las lesiones son por trauma craneoencefálico.

En cifras del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, en 2020, el 33,2% de los casos de muerte de los usuarios de motos fueron causados por trauma craneoencefálico.

“Se está detectando que hay una enorme falla en los cascos, porque no solo utilizan un casco de mala calidad, sino que pese a tener uno que cumpliendo las especificaciones al momento de una colisión por no llevarlo ajustado sale volando y la cabeza queda desprotegida”, precisó el funcionario.

Dijo que la normatividad técnica difícilmente se puede revisar en un puesto de control, porque  la Policía no cuenta con los recursos para determinar si son de buena o mala calidad, por eso no será en esa tarea en la que se concentre, exigiendo de acuerdo a la normatividad que el motociclista se ponga bien el caso y no lo use como si fuera una cachucha.

Image
Infografía sobre las características del nuevo casco. / Gráfico: Karina Rodríguez

Que las tirantas de seguridad estén en buen estado y los broches ajusten bien, la práctica de meter el celular dentro del casco porque la norma dicta que usar equipos de comunicación, tanto en carro como en moto, debe ser con dispositivo manos libres.

Si el motociclista está en movimiento debe ajustar el visor o  careta, que sean cascos que cubran totalmente la cabeza y que lleve en la parte posterior los dígitos que correspondan al número de la placa.

Hay que desmitificar muchas cosas del casco, porque no se trata de salir corriendo a comprar casco nuevo, porque si el conductor tiene uno en excelentes condiciones, donde las correas estén bien y el broche ajuste, el visor esté en buen estado no tiene ningún problema”.

Otro aspecto es que al igual que el conductor, el acompañante, que para el caso de Cúcuta es solo mujer, debe portar un casco en excelentes condiciones porque a la hora de un accidente esa persona también se ve afectada, según el secretario.

Reiteró que “desde mañana se empieza a aplicar la medida, porque ya se cumplieron 10 meses de pedagogía, tarea en la que viene empeñado el Ministerio de Transporte desde marzo del año pasado, que si bien se  nos atravesó el tema de pandemia, esta situación ha sido socializada”. 

Son más temas de comportamiento los que se le están pidiendo al motociclista más allá del rigor técnico, que se hará cumplir visitando los sitios donde se comercializan y se venden este tipo de productos para revisar que efectivamente se le venda al cliente lo que se le promete y lo que él paga por el valor de un casco.

“El motociclista por su parte debe asumir un comportamiento ciudadano y las buenas prácticas porque no se le puede dar  un periodo de gracia para que deje de usar el celular  al momento de manejar, para que el casco se lo ponga en la cabeza y no en el codo y g para que se abroche el casco porque todo eso ya está con templado en la norma, que se aplica hace un poco más de 10 años”.

Más allá del nuevo comparendo que suele estar por el orden del medio salario mínimo mensual legal vigente  (más de $400.000), infringir las recomendaciones de norma de Tránsito, es que para las motocicletas por la peligrosidad y el riesgo, la mayoría de comparendos repercute en la inmovilización del vehículo, por lo que la invitación es a acatar las disposiciones y cuidar la vida con lo del uso del casco  compete, puntualizó el funcionario.

Image
La opinión
La Opinión