Escuchar este artículo

Bienalsur hace un llamado a la integración de los pueblos

Lunes, 30 de Octubre de 2017
Las obras se descrestaron por su riqueza conceptual.

El arte es un espacio de debate y las vivencias enriquecen al público. Este es un debate sobre las fronteras desde una frontera. Las palabras de bienvenida ofrecidas por Alex Eduardo Brahim Martínez, activaron la exposición ‘Juntos aparte’ en Cúcuta, ciudad que hasta diciembre será una de las 32 sedes de la Bienal de Arte Contemporáneo de América del Sur (Bienalsur).

Desde antes de que el reloj marcara las 5 de la tarde del pasado sábado, frente al Museo Norte de Santander y Ciudad de Cúcuta empezaron a reunirse gestores culturales y amantes del arte. La fresca brisa generó un agradable ambiente y el recinto cultural lució diferente.

Al abrirse las puertas el público apreció una muestra en torno al concepto de movilidad en la frontera. Las obras de artistas colombianos, argentinos, estadounidenses, italianos, canadienses y venezolanos; descrestaron por su riqueza conceptual.

Por los pasillos del Museo a Alex, curador de ‘Juntos aparte’ junto con su hermano Luis Miguel, se le vio sonriente. “Es casi una utopía convertida en horizonte. Esperábamos conseguir cómplices y compañías para que eso que parecía un sueño hoy sea realidad”.

En Cúcuta, sin duda, ‘Juntos aparte’ sienta un precedente sobre la forma de ver y hacer arte. “Esperamos que la muestra sirva para que la ciudad se relacione de una manera más fluida con la cultura y que a través de ella logre un reconocimiento de su propia identidad. Este es un espacio artístico que promueve el arraigo y el sentido de pertenencia”.

Intercambio de conocimientos

Tras la apertura de la sala en el Museo Norte, el público se desplazó a la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero, donde las obras de artistas cubanos, colombianos, españoles, húngaros y de Albania; hicieron alusión al concepto de migración. 

En la biblioteca al director de Bienalsur, Aníbal Jozami, quien también oficia como rector de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Argentina), se le vio satisfecho con lo logrado en Cúcuta por ‘Juntos aparte’.

“Esta es una Bienal que se cumple en simultánea en 16 países y junto con el significado cultural trae implícito lo político. Los países de América del Sur están menos unidos de lo que deberían estarlo y se conocen menos de lo que deberían conocerse”, argumentó.

Por ello, la Bienal conecta a las 32 ciudades donde se tienen exposiciones y una de las novedades es que hay pantallas en las que se pueden apreciar las muestras de arte de otras ciudades y además, facilitan a los espectadores tener diálogos para intercambiar conocimientos y experiencias.

“De esa manera el arte pasa a ser un instrumento de acercamiento y permite que todos seamos más iguales, sobre todo, en países como los nuestros donde hemos crecido mirando más al Norte que a los vecinos”.

Una de las experiencias que pueden conocerse es la trabajada en la frontera entre Chile y Perú. “Allí hay un territorio en disputa y juntamos a 14 artistas de distintas procedencias que trabajaron obras y se están exponiendo en la casona de la Universidad Mayor de San Marcos en Lima y en la Sala Municipal de Valparaíso en Chile. Ese fue un ejemplo de integración de los pueblos como el que se busca en Cúcuta”.

Sobre la estadía en la ciudad Jozami dijo que vino en compañía de la directora artística de la Bienal, Diana Wechsler. “Cúcuta es una ciudad importante de América del Sur y dentro de la Bienal tenemos una línea de trabajo sobre arte en las fronteras y el proyecto de los hermanos Brahim Martínez encajó perfecto en la idea de realzar el significado que tiene la frontera en la vida de la gente”.

Obras para la ciudadanía

Las paradas del recorrido de apertura estuvieron acompañadas por bebidas refrescantes que rindieron homenaje a las frutas colombianas como el tamarindo. De la Biblioteca Pública los caminantes se dirigieron a la Torre del Reloj.

Allí, el tema de las obras giró en torno a la restricción y para propiciar el debate se montaron obras de artistas de Colombia, Venezuela, España, Francia y Bélgica. 

La Torre del Reloj, desde afuera, fue admirada por tres artistas españoles que llegaron a Cúcuta para dictar talleres esta semana. Ellos son: Avelino Sala, de Asturias; José Luis Corazón, de Madrid y Jorge García, de Toledo.

Juntos integran el colectivo Sublime y la actividad que liderarán hasta el 4 de noviembre ve al espacio público como foco del diálogo social, político y como una herramienta para llegar a la mayor cantidad de personas.

Producto del taller con los españoles surgirán obras de intervención del espacio público. “La frontera es un tema que trabajamos desde hace tiempo buscando las marcas divisorias, los que nos une y separa”.

Cuarenta días para disfrutar

Mi Tierra, es el nombre dado al conjunto de obras expuestas en la Quinta Teresa, hasta donde se dirigieron los caminantes para culminar el recorrido de apertura.

La imponencia del centro cultural generó admiración en las directivas de la Bienal y en los artistas extranjeros que se dejaron contagiar de la alegría cucuteña.

Allí se apreciaron obras alusivas a la ciudadanía de creadores de Colombia, España, México, Filipinas, Perú y de Polonia.

En total, en el recorrido por las cuatro salas de exposición habilitadas en la ciudad para ‘Juntos aparte’ se observaron más de 35 trabajos de artistas internacionales y 20 regionales. Todas ellas fueron producidas en Cúcuta y durante las semanas previas a la inauguración del pasado sábado, se vio a decenas de artistas trabajando como hormigas para cumplir con el nivel de exigencia que demanda un evento como Bienalsur.

A ellos, liderados por los hermanos Brahim Martínez, es merecido un reconocimiento por su labor, por la entrega que dieron para sacar adelante el reto de tener por primera vez en Cúcuta un evento de arte internacional. Más allá de la demora en la apertura de las salas, lo que vale la pena destacar es el éxito de ‘Juntos aparte’.

En la Quinta Teresa también se cumplió el acto protocolario de apertura y una cena de integración. El director Aníbal Jozami aprovechó el momento para invitar a los cucuteños y habitantes de la frontera para que hagan el recorrido.

Además, para que participen en las intervenciones en el espacio público, en la muestra de audiovisuales y en los talleres que se cumplirán durante los próximos 40 días, los cuales son para disfrutar de Bienalsur.

Image
Eduardo Rozo