Escuchar este artículo

Cortometraje cucuteño va al Ficci 2019

Jueves, 7 de Marzo de 2019
Por primera vez una producción local hace parte de uno de los más destacados festivales de América Latina. 

El cortometraje cucuteño Vendo Pipas, dirigido por Juan Diego Aguirre Gómez, hace parte de la selección Migración y mestizaje, del Festival Internacional de Cine de Cartagena (Ficci).

Por primera vez una producción local hace parte de uno de los más destacados festivales de América Latina. 

Para Aguirre y su equipo de trabajo “es fabuloso que después de cuatro años de intenso trabajo, el cortometraje se estrene en un evento de talla internacional como el Ficci 2019”.

Ayer, se cumplió una de las dos proyecciones programadas de Vendo Pipas. La segunda se hará el sábado. A Cartagena viajó Aguirre junto con la productora Maira Vergara y los directores de sonido y de arte.

Migración y Mestizaje es una de las novedades del Ficci este año. Cuenta con una selección de siete largometrajes y cortometrajes, que en conjunto buscan generar debate sobre fenómenos como la masiva salida de venezolanos a otros países.

“Vendo pipas es la historia de una chica que vende dulces en las calles de Cúcuta y también trabaja en un supermercado. El dueño de la tienda, Don Anderson, le da oportunidad a varios venezolanos de laborar y se generan una serie de conflictos”, dijo Aguirre.

Alexander Ferreira personifica al dueño del supermercado.

La protagonista es Isabel Trillos y el dueño del supermercado es encarnado por Alexander Ferreira. 

Él, comerciante, dijo que desde niño le ha gustado el cine y que la experiencia de haber rodado el cortometraje lo inspiró para seguir vinculado a estos proyectos.

Detrás de cámaras del rodaje de Vendo pipas en Cúcuta. Los actores salieron de un casting, no tenían formación y para que adquirieran un mejor nivel fueron capacitados durante tres meses.

La producción

En 2016, surgió la idea de producir la historia y así Aguirre se anticipó a la masiva salida de venezolanos del país vecino, en 2017.

Ese año el proyecto se pasó al Fondo de Desarrollo Cinematográfico, que lo avaló y aportó $30 millones. En 2018, se rodó y en febrero de este año, previamente hecha la solicitud, les notificaron del Ficci que habían sido seleccionados en Migración y Mestizaje, de la que también hacen parte producciones de Lituania, Israel, Bélgica, Finlandia, España y Estados Unidos.

El costo total de la producción, que tiene una duración de 15 minutos, fue de $70 millones. Curiosamente y pese a que insistieron en apoyo de las Secretarías de Cultura del departamento y del municipio, no encontraron eco en los entes gubernamentales.

Image
Eduardo Rozo