En Pamplona, un pintor adorna las calles con paisajes y animales

Jueves, 27 de Mayo de 2021
Miguel Ángel Galvis Muñoz, es un pintor hecho a pulso que ha sabido darle brochazos a la vida para poder sacar adelante a la familia y seguir impulsando el arte en sus distintas manifestaciones.

Nació en Pamplona hace 64 años, de los cuales en su mayoría los ha desempeñado entre el estudio, la agricultura y la pintura. Este último oficio ha logrado cultivarlo y lo hace con mucho esmero.

Considera que heredó la vena artística de su progenitora Carmen Muñoz de Galvis, (fallecida), quien elaboraba camándulas, ovejas de madera, vestidos, accesorios para la primera comunión y decoraba elementos con pintura. 

Después visitaba el museo de Toto Villamizar en donde viendo lo que allí hacía aprendió a hacer iglesias y a dar las primeras pinceladas al llevarlos a los cuadros.

La mamá a la edad de siete años lo matriculó en la Escuela de Música y Pintura Ramón González Valencia en donde se interesó más por el arte. Estudio la primaria en la Normal Superior y se gradúo de bachiller en el Colegio Provincial San José en 1976. 

En la Universidad de Pamplona cursó algunos semestres de educación física. No siguió en la academia porque debía corresponder con las obligaciones del hogar. 

Al tener la mayoría de edad se dedicó a trabajar la agricultura durante más de 12 años. Pero sentía que lo de él no era eso, sino que tenía que retomar el dibujo, los retratos a lápiz y a plumilla con tinta china. Ese ejercicio los desempeñó en una corta estadía en Bogotá.

Galvis ha complementado los conocimientos con el estudio de las diferentes corrientes del arte, entre ellas le llamó la atención el impresionismo que surgió en Francia a finales del siglo XIX. Es admirador de los grandes exponentes de la pintura y con esos fundamentos se mantiene dándole pincelazos a sus creaciones, tanto en la calle como a nivel de lienzos.

Image
También a estudiado otras corrientes del arte, como el impresionismo.

 

Lo popular

Desde hace año y medio y para no quedarse quieto durante la época de la pandemia de la COVID-19, empezó a plasmar dibujos primitivistas con animales, paisajes, frutas, lagunas y casas en postes, tapas o contadores de los servicios públicos. La idea surgió por recomendación de una docente que vio esas manifestaciones en una población de Santander.

Galvis considera que, por la tradición, educación, religiosidad y al ser Pamplona una ciudad cultural se debía copiar lo mismo como una forma de hacer más agradables los entornos y espacios públicos. El trabajo empezó en el sector de El Humilladero con postes de la energía eléctrica y tapas de registros de los servicios públicos en donde logró pintar una cuadra completa.

“Es un tema que ha gustado mucho, no solo en Pamplona, sino también en Cácota en donde se intervino la Calle Real de ese municipio”, dijo Galvis.

Sobre el trabajo que hace, considera que se deben sumar o vincular más pintores con la propuesta de arte popular para hacer de la ciudad una gran galería permanente a cielo abierto.

Miguel Ángel Galvis, conocido en arte local como “Magal”, perdió la cuenta sobre qué cantidad de trabajos o galerías populares ha hecho en las calles; pero continuará con esta labor con el apoyo de la ciudadanía.

“Es un trabajo que requiere de mucho cuidado, compromiso, responsabilidad y sobre todo que le guste a la gente. Hay que valorar lo que estamos haciendo y más que uno está expuesto siempre a soportar los factores climáticos de Pamplona”, agregó el pintor.

 

Image
En Pamplona, un pintor adorna las calles con paisajes y animales
Image
Roberto Ospino