Escuchar este artículo

Fanfarria recibe condecoración por su legado en títeres

Jueves, 8 de Septiembre de 2016
La Gobernación agradeció al grupo que visita Cúcuta por el Festival Internacional de Títeres.

El grupo de títeres Fanfarria, declarado Patrimonio Cultural por la Alcaldía de Medellín y  Sala Histórica de Colombia por el Ministerio de Cultura, pisa suelo cucuteño por primera vez para presentar su obra El Negrito Aquel, en la décimo tercera edición del Festival de Títeres que hoy se inaugura en el Teatro Municipal.

Durante la rueda de prensa del lanzamiento del Festival Internacional de Títeres realizada en las instalaciones del Auditorio Eduardo Cote Lamus de la Torre del Reloj, el secretario de Cultura  Departamental, César Ricardo Rojas Ramírez, hizo entrega de un reconocimiento simbólico a esta agrupación artística.

El secretario destacó que esta condecoración es una muestra de agradecimiento por la participación del grupo en esta edición del Festival.

Al tiempo que  le entregaba la condecoración a Jorge Luis Pérez, fundador del grupo Fanfarria; su compañera Ana María Ochoa compartió  la primera serie del libro Grandes Creadores del Teatro Colombiano como gesto de agradecimiento.

En el evento, Rojas Ramírez le dio la bienvenida a los tres paisas que estarán deleitando a los cucuteños  este fin de semana.

Títeres con historia

Jorge Luis Pérez, Ana María Ochoa y Ernesto Aguilar, llevan 44 años dedicados al arte de la creación y puesta en escena de más de 28 obras dramatúrgicas presentadas en diferentes teatros del país y del mundo, a través de las cuales, han buscando plasmar temas históricos, del mundo y de la vida.

Cada una de sus obras es fruto de un largo proceso de creación y crecimiento, y a pesar del éxito que algunas de ellas han tenido en la escena cultural Latinoamericana, evitan repetir temáticas y personajes.  

“El teatro de muñecos es una oportunidad para el desarrollo de la imaginación de quienes nos ven y para nosotros, un proceso de constante creación y renovación”, expresó Jorge Luis.

Resaltan que uno de los reto más desafiantes que enfrentan con cada nueva obra, es que el público infantil quede satisfecho, “Los niños tienen una gran capacidad de creación e imaginación, y por tanto, es más difícil mantenerlos entretenidos y a gusto”, aseguró Ana María.  

Para ellos, que han viajado a diferentes partes del mundo a presentar sus obras, el logro más importante es su constante proceso de crecimiento como grupo.

En medio de risas, rememoraron que en una ocasión  a su personaje principal, se le cayó la cabeza en el escenario. Frente a esta divertida situación, tuvieron que improvisar contando una historia alterna, para que el público sintiera que lo que había sucedido formaba parte de la obra.

No solo a niños

Jorge Luis Pérez cree que uno de los mayores prejuicios que existen frente al arte de títeres, es que asuman que es un arte dirigido a los más pequeños.

“En realidad ellos no asisten solos al teatro, entonces la disculpa para crear son los niños, pero también buscamos conectar con los adultos”, expresó.

La Opinión