Escuchar este artículo

Hallan la pintura antigua de Jesucristo

Miércoles, 28 de Noviembre de 2018
En ruinas de Shivta en el desierto del Negev, un próspero pueblo que surgió en el siglo 1.

Es la cara de Jesús, de eso no queda duda según el artículo de Emma Maayan-Fanar y colegas publicado en el Journal Antiquity: el retrato más antiguo conocido de él, de hace al menos 1500 años.

Se encuentra en la ciudad en ruinas de Shivta en el desierto del Negev, un próspero pueblo surgido en el siglo 1, por el que transitaban peregrinos cristiano rumbo al monasterio de Santa Catalina en la península del Sinaí y que entre los siglos 6 y 9 fue abandonado hasta su redescubrimiento en el siglo 19.

Este lugar es uno de los patrimonios de la Humanidad, declarado por la Unesco.

La investigadora buscaba una sombra ante el calor agobiante, cuando vio el rostro de Jesús.

Según se conoció,  andaba estudiando crucifijos en algunas antiguas iglesias de esa vieja ciudad.

El rostro se encuentra en el baptisterio de la iglesia que queda más al norte.

Observó los tenues restos de un retrato de Jesús en su bautismo en el río Jordán, pintado en el techo.

Su esposo, Dror Maayan, fotógrafo, tomó las imágenes en las que se ve el rostro. La pintura está muy erosionada y es la más antigua representación de Jesús hallada en Israel y una de las pocas de su tiempo con algunos detalles de la cara.

Foto: (La flecha señala el bautismo de Jesús en el Jordán)

Las ruinas datan de los siglos 4 a 6 de nuestra era.

En Shivta se había encontrado hace años otra imagen de la transfiguración de Jesús, otro evento descrito por los profetas cristianos. En esta pintura se aprecia la línea externa del dibujo y una ceja.

En la nueva se ve la mayor parte de su cara: un hombre joven, de cabello rizado, contrario a la imagen que transmitió el Imperio Bizantino de una persona de cabello largo cuya imagen rige todavía en el imaginario popular.

Cristo es mostrado como un hombre joven, dijo la investigadora, dado que su bautizo en el Jordán simboliza un nuevo nacimiento y por eso la pintura muestra una figura grande de Juan el Bautista, quien presidió esa ceremonia.

Los investigadores describen además otros rasgos del rostro de Jesús; cara alargada y una nariz alargada, así como ojos grandes.

Image
Colprensa
Colprensa