Escuchar este artículo

La historia del hombre más buscado en el mundo

Viernes, 20 de Septiembre de 2019
Edward Snowden es el joven analista que provocó el mayor escándalo diplomático de la historia 

Esta semana 23 editoriales de distintas partes del mundo publicaron ‘Vigilancia Permanente’, las memorias, en primera persona, de uno de los hombres más buscados del mundo: Edward Snowden.

Se trata del joven analista que provocó el mayor escándalo diplomático de la historia y que, desde el exilio, ejerce hoy de voz de la conciencia en la era digital: “Me llamo Edward Snowden. Antes trabajaba para el gobierno, pero ahora trabajo para el pueblo”.

En 2013, Snowden, responsable de la mayor filtración de inteligencia en la historia, sacudió al mundo revelando que el gobierno estadounidense tenía la capacidad de leer cada correo electrónico, escuchar cada llamada y entrometerse en los rincones de la vida privada de todos y cada uno de los ciudadanos del mundo.

En ‘Vigilancia permanente’, Snowden desgrana por primera vez por qué lo hizo, cómo ayudó a construir un sistema de vigilancia masivo y la crisis de conciencia que le llevó a destapar todo y poner en jaque al sistema. Como resultado de aquello, se inició una caza y captura internacional que aún sigue abierta.

Paso a paso

Un protagonista ingenioso y con una mente prodigiosa convertido a lo largo de su vida en soldado, analista de inteligencia, agente de la CIA y, ya en el exilio, en activista por el derecho a la privacidad.

Un libro que denuncia la colaboración entre el espionaje y las grandes multinacionales de la era digital y que destapa cómo nos vigilan y de qué manera se comercia con la información personal. Porque, como anuncia Snowden en su libro, “la lucha por el derecho a la intimidad es la nueva lucha por la libertad”.

Su primer computador, “mi compañero inseparable, mi segundo hermano, mi primer amor”, como lo llama Snowden, le permitió entrar a la red. Hackear le parecía “la forma más sana, saludable y educativa que conozco para que un niño reafirme su autonomía y se dirija a los adultos en igualdad de términos”. 

Aquella afición hizo de él un niño prodigio capaz de hackear el sitio web del laboratorio nuclear de Los Álamos. Pero el Internet de su adolescencia no es el de hoy. Aquél le parecía el auténtico espíritu pionero, hecho en gran medida de, por y para la gente, “aún hoy, considero el Internet de la década de 1990 como la anarquía más agradable y exitosa que he vivido”. 

Image
Colprensa
Colprensa