Escuchar este artículo

Museos deben ir a la gente para dejar de ser aburridos: Arcos-Palma

Viernes, 19 de Mayo de 2017
El filósofo y especialista en estética estuvo en Cúcuta para hablar sobre el rol de estos espacios de cultura.

Él habla con dominio y su discurso, concreto y sustentado, es prueba fehaciente de 17 intensos años como crítico de arte. Ricardo Arcos-Palma, filósofo y especialista en estética, disertó sobre el papel de los museos en Cúcuta, ciudad a la que define como su hogar.

Invitado por la Secretaría de Cultura de Norte de Santander, intercambió experiencias con la historiadora pamplonesa, Inés Beatriz Mogollón Jerez y la directora del Museo Casa Natal del General Santander, Susana Quintero, como parte de un foro por el Día Internacional de los Museos.

Le puede interesar Vuelve a Cúcuta el Festival de Expresiones Artísticas

La visita de Ricardo fue aprovechada para dialogar sobre la función educativa de los museos en la actualidad.

¿Cuál es la visión de los museos en la antigüedad y en la actualidad?

En los museos hay una fuerte herencia occidental. No hay que olvidar que tienen que ver con la idea de preservar los tesoros de guerra y el museo surge con esa visión de mostrar las grandes riquezas. También hay museos arqueológicos. Pero, también están los que se orientan a la visión cultural, esa es una hipótesis que se desarrolla desde hace varios años.

¿Qué tipo de museo prefiere?

El museo no especialista en arte y patrimonio, sino en cultura en un sentido amplio, lo popular. No hablo de un edificio en particular, sino de otra concepción de los temas.

¿A dónde deben migrar los museos para que las personas se empoderen?

Aunque parezca evidente deben migrar allá, a donde no va la cultura. Por eso esa idea del entramado cultural mucho más amplio, un museo debe explayar sus fronteras y no esperar a que la gente venga a él. Por eso en ocasiones la gente dice que les da pereza ir a un museo, porque parecen una iglesia o un hospital, donde toca hablar pasito. De lo que se trata es de llegarle a la gente con experiencias, situaciones particulares que se escapen de esa idea hegemónica de la gran cultura. Eso implica conocer dinámicas culturales diversas y generar un diálogo con las comunidades.

¿Si le piden idear una estrategia cuál sería? 

Pensaría en esa conexión de los museos con el ámbito cultural, lo cual implica fiesta. Por citar un ejemplo, cuando se reformó el teatro Colón de Bogotá, una amiga de apellido Ospina invitó a un grupo de rap francés y los espectadores se asombraron. Pero, de eso se trata, de arriesgarse a sacar los museos de la rigidez.

¿Cuál es el gran problema?

Que están desconectados del entramado social y cultural. Por ello, terminan siendo lugares desérticos tipo película del oeste. Ojo, el museo puede ser dinámico, atraer a la gente porque entiende su dinámica.

¿Cuál es el papel del guía en sala?

Deben formarse. Confieso que paralelo a mis estudios universitarios me formé como guía de exposiciones en el Banco de la República y fue, incluso, más importante que el reto de profesionalizarme. Ser guía implica confrontarse con el público, conocer el discurso que quiere transmitir el museo, pero también el que la gente busca escuchar.

¿Las universidades preparan para ser críticos o se quedan en lo banal?

Es un reto con el que estamos confrontados. La universidad en general pasa por un momento de crisis y lo digo con conocimiento de causa por trabajar en universidades privadas y públicas y por haber pertenecido a la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad de la Educación (Conaces) del Ministerio de Educación.

¿Qué se ha perdido?

Hay inconfor-mismo y todo pasa por la inmediatez. La conciencia crítica se ha perdido poco a poco y se ha pervertido la concepción, al punto de creerse que solo hay que dar palo, tirar manzanas y darle duro a determinado tema. La realidad es que implica tener claridad de dónde se está, conocer el contexto y el lugar. 

¿Luego del foro que percepción le deja Cúcuta?

Venir a Cúcuta es como llegar a casa. La conozco por una bella alianza que se dio hace varios años con los ministerios de Cultura y Educación para hacer formación y veo gestores que han escalado y son excelentes.

Image
Eduardo Rozo