Escuchar este artículo

El coliseo Eustorgio Colmenares Baptista se desbarata

Domingo, 23 de Julio de 2017
En las últimas horas el recinto perdió parte de su techo.

Sin parte del techo en su recinto, pendientes de las goteras, y con la preocupación de un posible accidente grave. Así amanecieron ayer los deportistas que entrenan en el Coliseo Menor Eustorgio Colmenares Baptista de Cúcuta. 

Ya se había avisado a la administración municipal y del Coliseo por parte de los más afectados –los gimnastas que entrenan justo debajo de las láminas traslucidas del espacio–. Pero ayer el temor empezó a hacerse realidad, el Coliseo empezó a caerse a pedazos. Una de las láminas, de al menos nueve metros de longitud, se vino al suelo por los fuertes vientos, un día después de que el entrenador de la selección Colombia de Gimnasia, Jairo Ruiz, diera aviso del daño.

“Abandonados”, es como se sienten estos representantes del deporte nortesantandereano por la falta de ayuda y el desentendimiento de la administración sobre un espacio que alberga a judocas, gimnastas, voleibolistas, boccieros y tenistas de mesa. 

‘Se pudo haber salvado’

El entrenador Jairo Ruiz aseguró que el sábado a las 3:00 p.m. se enteró del daño en el techo e informó inmediatamente a la “alcaldía, al administrador del Coliseo, al director del IMRD y al Indenorte; aunque sé que ellos no tienen la administración”.

Ruiz contó que el techo “se pudo haber salvado, pero nadie se apareció y nadie ha venido por acá a preocuparse por esto. Ahí es cuando uno se da cuenta quién está con la gimnasia”, aseveró el entrenador.

A pesar del aviso, ayer parte del techo se desprendió y cayó sobre algunos de los aparatos más importantes para los gimnastas.

Temen más daños

Aunque hasta el momento la única pérdida material ha sido la lámina, Ruiz, que avisa más daños en el techo, teme porque pueda ocurrir un accidente con alguno de los deportistas, o que los aparatos que están en el lugar afectado –anillas, barra asimétrica y barra paralela–, puedan deteriorarse. 

“Son cosas que nos han costado mucho esfuerzo para conseguirlas, no se imaginan lo que le toca a uno. El riesgo es que una teja le caiga a un deportista, y si llega a llover se inunda el foso y ahí todo saldrá costosísimo”, aseguró el entrenador.

Esperan atención

Jefferson Medina, gimnasta juvenil de alto rendimiento y reciente medallista de los Juegos Centroamericanos en Guatemala, aseguró que los daños suponen un freno para sus preparaciones y les representa una preocupación constante. 

“Por favor, lo más pronto nos colaboren para arreglar eso, porque es muy importante para nosotros estar con la comodidad de un entrenamiento seguro”, pidió Medina.  

Ante el daño, se buscó respuesta del IMRD y el administrador del Coliseo, pero no hubo respuesta.

Image
Jeider Rúa Giraldo