Escuchar este artículo

El General Santander, un buen templo futbolístico del país

Miércoles, 17 de Junio de 2020
El coloso de Lleras recibió una califiación de 2.5 puntos.

La FIFA entregó hace unos días el informe de evaluación de los países candidatos a organizar la Copa Mundial Femenina en el año 2023. Colombia, Japón y Australia junto a Nueva Zelanda, son los tres candidatos que esperan la decisión el 25 de junio.

El país cafetero propuso 10 estadios, entre ellos el General Santander de Cúcuta para que se disputaran partidos de la Fase de grupos. Curiosamente, el máximo escenario de los nortesantandereanos obtuvo una mejor calificación que estadios como El Campín de Bogotá, Jaime Morón de Cartagena y el Alfonso López de Bucaramanga, este último recientemente arreglado para el preolímpico de fútbol sudamericano.

 Los estadios fueron evaluados por aforo, terreno de juego, instalaciones técnicas, accesibilidad y sustentabilidad, costos de los estadios y fases de planificación, orientación del estadio y requisitos de espacio, y techos, residentes y elementos desmontables.

El top tres de estadios mejores calificados fue liderado por el Hernán Ramírez de Pereira 2.9, seguido por el Atanasio Girardot de Medellín con 2.8 y el Pascual Guerrero de Cali con 2.6.

Con 2.5 fueron evaluados el General Santander, el Palogrande de Manizales, el Metropolitano de Barranquilla y el Centenario de Armenia.

Los tres últimos fueron el Alfonso López con 2.4, El Campín con 2.2 y el Jaime Morón con 1.9.

Las razones

 La Opinión dialogó con Arnulfo Sánchez, director del Instituto Municipal de Recreación y Deportes (IMRD) sobre las razones para superar en el puntaje a estadios que sirvieron para el Mundial Sub-20 en el 2011 y con torneo preolímpico. El Imrd es encargado de administrar el estadio, propiedad de la Gobernación de Norte de Santander pero dado en comodato al municipio hasta el 31 de diciembre de 2020.

“Remodelar los dos camerinos de los equipos y el de los árbitros el año pasado, nos ayudó a elevar la calificación puesto que todos ellos se hicieron bajo las normativas de la FIFA. Asimismo también sirvió la creación de la sala de prensa y el centro de doping”, afirmó Sánchez director del instituto desde agosto de 2018.

En el caso del camerino local, se le remodeló con jacuzzi de hidromasajes, las respectivas zonas húmedas, consultorio médico, oficina, enfermería y consultorio de psicólogo. 

Por recomendación de Conmebol, a las zonas aledañas al terreno de juego se acondicionaron con gramado sintético con la finalidad de que  este espacio artificial sirviera como limpiador de los taches de los jugadores buscando evitar infecciones a la gramilla.

“Desde el 2018 hemos venido haciendo un mantenimiento constante a la grama pues por descuido estaba infectada con unos hongos en un 65 por ciento. También pudimos instalar un sistema de riego con electroválvulas para tener un riego monitoreado, programado y sectorizado según las necesidades”, dijo Sánchez.

Otro factor que influyó en el resultado positivo fue el cambio total a los banquillos técnicos.

“Podemos decir con orgullo que tenemos de los mejores banquillos del país. Son doble línea con una cortina lucida automática, con 20 sillas adecuados a la normativa FIFA”, subrayó el director.

Remodelaciones necesarias 

En el informe enviado por el máximo rector del fútbol mundial, se dice que el General Santander sería el único de los 10 estadios en someterse a una ‘gran reforma’.

Sánchez contó se buscaron 6.800 millones con dineros de regalías para incluir silletería en todo el estadio, impermeabilización, compra de una pantalla gigante y arreglo total de las baterías sanitarias pero que el proyecto quedó en fase 3 del Departamento Nacional de Planeación (DNP) y se requiere una actualización solicitada por la actual administración municipal.

Lea También: ¿Cuándo volverán los seguidores a los estadios?

“Para la gran reforma que se dice en el informe, incluiría además de los anteriormente nombrado, la creación de unos camerinos en el sector de occidental y un edificio para los palcos que tendrían un costo aproximado de 25 mil millones de pesos aportados en un convenio tripartita entre el Ministerio del Deporte, la Alcaldía de Cúcuta y la Gobernación de Norte de Santander”, afirmó Sánchez.

Cambio de gramilla

La gramilla actual del estadio fue sembrada en el 2012 para los Juegos Nacionales celebrados en Cúcuta un año después.

“Esta gramilla tiene una vida útil de 8 a 10 años pero ya sufrió un duro golpe a causa de un concierto celebrado en 2015 donde no se le hizo el cuidado adecuado y a eso se le sumó un mantenimiento inoportuno en los siguientes años. En este 2020 íbamos realizar una resiembra con la gramilla tipo bermuda 4,19 que iba a ser obsequiada pero por el tiempo no pudimos pues el fútbol profesional puede retornar en cualquier momento”, confesó el director.

“La recomendación del Instituto es cambiarla completamente para el 2022 para que en llegado caso de que Colombia sea elegida como sede del Mundial 2023, pueda estar plena para competencia”.

Calificación de países candidatos

Australia y Nueva Zelanda fueron las mejores calificadas con un puntaje de 4,1, sobre 5, evaluando estadios, instalaciones para las selecciones y arbitras, alojamientos, centro internacional de radio y televisión, y los recintos de los eventos relacionados con la competición.

Colombia ocupó el último lugar con un 2.8 y Japón fue segunda con 3.8. 

Image
Gustavo Contreras
Gustavo Contreras

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas