Escuchar este artículo

En Guaimaral hay un club con 'pasión' por el baloncesto

Jueves, 8 de Febrero de 2018
El Club Pasión es dirigido por el profesor Harold Romero, quien entrena a más de 90 niños y adolescentes.

¡Un, dos, somos!, ¡Un, dos, tres, CPB!, ese es el grito de batalla que se escucha todos los lunes, miércoles y viernes en la cancha de baloncesto del barrio Guaimaral, cada vez que termina una sesión de entrenamiento del Club Pasión por el Baloncesto que dirige el profesor Harold G. Romero. 

Este guajiro de nacimiento y cucuteño por adopción y convicción y corazón, orienta la formación de más de 90 deportistas entre niños y adolescentes.

Tener la experiencia como jugador al igual que sus estudios académicos, fueron su fuente de inspiración para diseñar una estrategia que le permitiera trasmitir sus conocimientos. 

Recalca que desde temprana edad, los niños deben iniciar la práctica de cualquier deporte con el fin de desarrollar la parte motriz y reforzar los valores humanos que intrínsecamente el deporte brinda además de mantener el cuerpo y la mente sana; lejos del ocio y de los vicios que están acabando con la juventud. 

Haber experimentado en carne propia quebrantos de salud, “una arritmia cardíaca me afectó, motivo por el que dejé pasar un tiempo sin ejercitarme y sin jugar baloncesto, y según los médicos, se debía a que mi cuerpo estaba acostumbrado a una rutina deportiva que  había dejado a un lado”.

Esa  razón  lo impulsó aún más, a hacer del deporte una opción de vida no solo para él, sino para sus deportistas, estudiantes y familias que están bajo su responsabilidad.

Confiesa con total honestidad que ese episodio lo hizo recapacitar y darse cuenta que el deporte estaría por siempre en su estilo de vida.

El tiempo diario lo hace rendir al máximo en una jornada que comienza en el colegio La Salle a las 6:00 de la mañana y termina a las 2:00 de la tarde, retomando nuevamente a las 4:00 de la tarde dedicándole las últimas horas del día a las actividades propias del club de baloncesto. Es decir,  los días de entrenamiento, no puede ir a descansar antes de las 10 de la noche.

Cada frase que sale de su boca está relacionada con el deporte, la disciplina y el orden que es su sello de experiencia y el conocimiento necesario para calar entre sus dirigidos. 

Su firmeza para imponer disciplina, la mezcla con la confianza que les brinda a los niños y jóvenes en cada entrenamiento y en cada partido. 

Empezó con un grupo reducido, casi que invisible, pero con el pasar del tiempo se ha ido incrementando hasta contar con jugadores en las categorías benjamines, Premini, Mini y Élite, Infantiles y Juveniles en la rama Femenina y Masculina. 

“En mi filosofía de trabajo y en la identidad de CPB, es de vital importancia que los papás y las familias acompañen a nuestros niños y jóvenes deportistas durante todo el proceso deportivo y en actividades ropias de su formación integral, esto no es de venir y dejarlos para que entrenen, paguen una mensualidad y ya; los papás tienen que saber y conocer que sus hijos son parte importante de sus vidas”.

El baloncesto y el deporte en general pueden brindar a todos los seres humanos en la etapa de niñez, adolescencia, adultez múltiples beneficios teniendo como premisa que desde nuestras primeras experiencias de vida empezamos a necesitar de los movimientos corporales.

El deporte ayuda a llevar una vida saludable en el ámbito de la prevención, el ejercicio físico diario moderado evita que podamos sufrir problemas de obesidad o sobrepeso de la misma manera al desarrollo y contribuye al mejoramiento del sistema macular, articular y cardiaco.

En especial, en el caso de los niños y de los adolescentes, se considera fundamental evitar el sedentarismo y fomentar la participación en actividades deportivas bajo hábitos de disciplina y al desarrollo biopsico-social. 

Image
La opinión
La Opinión