Escuchar este artículo

Formador en natación se despidió del deporte

Martes, 22 de Diciembre de 2015
Norberto Santana Serrano se marchó a Estados Unidos para estar con su familia.

Fueron muchos años de entrega y dedicación a la práctica del deporte de la natación.

Siempre se caracterizó por tener una personalidad fuerte, exigente y disciplinado, pero llegó el momento de descansar y dejar el legado de la formación de nadadores a otra generación para continuar forjando nuevos campeones del Siglo XXI.

En el complejo acuático, el entrenador Norberto Santana Serrano, de 73 años, se despidió de la natación, luego de 47 años de enseñanza en Norte de Santander.

Este santandereano que se inició en el Club Campestre de Bucaramanga llegó a Cúcuta a finales de 1970 para trabajar con el Club de Cazadores, donde forjó su carrera como preparador de nadadores, ganando cuanto torneo en el que participó en diferentes partes de Colombia y Venezuela, pero según él llegó el momento de irse a descansar.

Santana se marchó ayer a los Estados Unidos para estar con su familia y disfrutar el resto de su vida al lado de los suyos.

El preparador dejó el legado a las mujeres de la familia Pérez Sierra: Clara, Andrea, Marcela y Daniela, quienes serán las encargadas continuar con el trabajo que les heredó Norberto.

“Me gustaba hacer los saltos de trampolín que aprendí empíricamente y un día en el club campestre de Bucaramanga en un desafío el profesor Alejandro Moncada me invitó a trabajar con el club Tiburones sin saber nada, pero él me enseñó y ahí comenzó mi vida en la natación”, recordó el santandereano.

Poco a poco fue conociendo las técnicas y estilos de la natación que fue aprendiendo al lado de los alumnos del club Tiburones de la capital de Santander.

Ellos le enseñaron cada uno de los estilos, en los entrenamientos les pedía que hicieran cada modalidad  y ahí fue perfeccionándolos.

Sobre su llegada a Cúcuta para trabajar con el Club Cazadores, Santana comentó: “en 1971 formé un grupo elite muy bueno con el que ganamos en todo y me declararon dos años consecutivos 1972-1973, como el mejor entrenador del año”.

“Por ese entonces sacamos un grupo de nadadores buenísimos, como fueron los hermanos Clavijo (Freddy y Luis Carlos), Berbersí, los Galvis y otros tantos excelentes deportistas que se me escapan”, señaló con voz fuerte Santana.

Destacó que durante todos estos años uno de los aspectos exitosos para haber tenido buenos y grandes nadadores fue el de la disciplina, que, en su concepto, es parte fundamental en la formación del deportista.

“Parto del hecho de que el niño debe tener independencia y creatividad, mientras que la parte más difícil en el manejo de la enseñanza no son los niños sino los papás”, añadió. 

Reveló que un entrenador venezolano que conoció le dijo alguna vez ‘me hubiera gustado dirigir un equipo de huérfanos porque no tenían papás’.

Después de que me retiré de la parte competitiva después hice mi propia piscina y uno de los requisitos era que los papás no estuvieran presentes y eso medio resultado para una buena disciplina”, apuntó  el exentrenador.

Por su parte, el presidente de la Liga Nortesantandereana Manuel Romero Rangel le hizo entrega de una placa en reconocimiento especial a toda una vida  a la natación y agradeció lo que hizo por este deporte en el departamento.

“Tuve la oportunidad de conocerlo como entrenador del Club Cazadores se caracterizó por ser un entrenador estricto que debe haber en cualquier deporte.

Santana lo que mejor puedo reseñar es que dedicó toda su vida a este deporte, además de ser un gran señor. 

Es una gran pérdida para la natación de Norte de Santander, subrayó Romero Rangel.

Image
Omar Romero - Periodista de Deportes
Omar Romero Güiza