Escuchar este artículo

La alegría de vivir de 'Rigo' Urán en el Tour de Francia

Miércoles, 24 de Julio de 2019
El colombiano se ha convertido en un personaje que trasciende, gracias a su personalidad.

Ni 40 grados, tampoco perder un par de puestos en la general. Hace tiempo que la alegría de vivir de Rigoberto Urán aplasta cualquier adversidad cotidiana. "Tengo de todo, sobre todo salud, no voy a venir al Tour para estar amargado", dice en una entrevista con la AFP.

"¿En qué posición estoy ahora?", pregunta el líder del Education First al comienzo de la cita después de perder tiempo en la última jornada en los Pirineos.

Urán, segundo en el Tour de 2017, es noveno a 5:33 minutos del líder Julian Alaphilippe cuando la carrera se acerca a los Alpes, a cinco días de la meta en París.

"He aprendido a no fijarme en los resultados, me había traído problemas. Si estaba adelante era feliz, si no una 'mierda'. Me preparo igual, pero acepto que a veces las cosas no salen bien", señala el ciclista de 32 años.

Trascender al ciclismo 

En el pelotón desde 2006, Urán es un veterano 'prematuro'. "Cuando algunos me ven me dicen 'pero Rigo, ¿sigues corriendo?'. Lo que pasa es que llegué muy joven", señala entre risas.

Precursor de la actual edad de oro del ciclismo colombiano, Urán se ha convertido en un personaje que trasciende al deporte en Colombuia gracias a su personalidad expansiva, muy diferente al perfil introvertido de otras figuras.

"Soy la misma persona dentro y fuera de la bicicleta. De las cosas más grandes que he podido sentir es el cariño. He tenido años malos y a la gente no le importa, me dice 'te queremos, nos haces reír'", relata.

"El ciclista acabará en dos o tres años y quedará la persona. Cuando logras pasar ese nivel... Es una de las cosas por las que más agradecido estoy", añade.

Fomentar el talento

Unido desde 2005 al agente italiano Giuseppe Acquadro, Urán ejerce en ocasiones de captador de talentos en su país.

"He crecido junto a Giuseppe y le digo 'este puede ser bueno, míralo', pero no me meto a fondo, estoy en lo mío", dice, sin descartar convertirse en una especie de "puente" entre los corredores colombianos y Europa cuando cuelgue la bicicleta.

"Hoy en Colombia hay muchos agentes nuevos que toman ciclistas y les hacen firmar por cantidad de años. Yo quiero que estén bien, que lleguen a equipos buenos. Algunos se dejan ayudar y a esos los trato de encaminar", explica.

Su olfato para el talento ayudó para que el Sky, donde Urán corrió entre 2011 y 2013, se fijara en Egan Bernal, la sensación del presente Tour, candidato al triunfo final a sus 22 años.

"Cuando lo ves en el grupo parece que ha corrido seis o siete Tours, es inteligente y maduro", dice, pero "está en un equipo inglés y (Geraint) Thomas es británico", subraya en base a su experiencia.

El galés, ganador saliente del Tour, es segundo a 1:35 del líder, mientras que Bernal es quinto a 2:02, una situación perfecta para atacar los Alpes con dos armas.

"No nos lo han contado, pero algo habrán preparado", opina el que fuera miembro del Sky al inicio de su poderoso imperio.

El repaso por el Tour le conduce a su otro ilustre compatriota, Nairo Quintana, en horas bajas en el Movistar, del que saldrá a final de temporada y sin opciones en la general.

"Hay años buenos y malos, y no tienen que ver con lo que esperas. Ha sido el corredor que más títulos ha dado a Colombia. Si cambia de equipo, ojalá le venga bien", dice.

Y Urán, ¿dónde se ve en París?: "Me gustaría ganar una etapa, pero es mejor pensar y callar que hablar. No tengo nada que defender, intentaré en los Alpes buscar una manera diferente de correr".

"Pero la vida me ha dado ciertos golpecitos. Hay que ser realista, lógico y coherente, valoro lo que tengo", concluye sonriente.

Image
AFP
AFP