Escuchar este artículo

La hinchada, el jugador número 12 de Argentina en Catar

Entre 35.000 y 40.000 argentinos habían previsto viajar al Mundial, lo que le convirtió en uno de los contingentes de hinchas más numerosos.

Como si el estadio de Lusail fuera la Bombonera o el Monumental de Buenos Aires: Argentina ha jugado en ese recinto tres veces en este Mundial y el martes disputará en el mismo lugar su semifinal ante Croacia, con previsible amplia mayoría albiceleste en las gradas.

Solo en los dos primeros partidos de Argentina en Catar, en la derrota 2-1 ante Arabia Saudita y en la victoria 2-0 sobre México, el estadio de Lusail estaba en cierta medida dividido, al tratarse de otros de los equipos que tuvieron más fieles desplazados al torneo.


Lea: Al Hilm, el balón de la fase final del Mundial de Catar 2022


En los otros partidos de la Scaloneta en el torneo (Polonia en el cierre del grupo, Australia en octavos, Países Bajos en cuartos), el estadio era prácticamente azul y blanco. Como jugar en casa.

"El apoyo de la gente siempre ha estado. La hinchada argentina siempre se hace notar. Cuando el estadio es 80 o 90% argentino, se nota más", explicó el seleccionador Lionel Scaloni antes de los octavos ante los australianos.

Según estimaciones de la embajada de Argentina en Catar, entre 35.000 y 40.000 argentinos habían previsto viajar al Mundial, lo que le convirtió en uno de los contingentes de hinchas más numerosos.

Pero es que además Argentina tiene 'refuerzos', ya que su popularidad internacional es inmensa y es apoyada en Catar por miles de aficionados de otros países, principalmente indios o bangladesíes residentes en el emirato.

 

45 millones 

Todo ello sumado a que tradicionalmente la forma de apoyar al equipo es apasionada y llena de cánticos. Entre los semifinalistas, solo la hinchada marroquí parece poder competir en decibelios con los argentinos.

"En relación a Francia, por ejemplo, sentimos que Argentina no está todavía al mismo nivel, pero es un equipo al que ayudan sus aficionados", estimó a la AFP David Trezeguet, campeón mundial en 1998 con Francia pero que nació y creció en Argentina.


Conozca: Mbappé, Modric y Messi, tres aspirantes a una corona, con permiso del imparable Marruecos


Al final de cada partido ganado por Argentina, los jugadores se divierten en el césped y los vestuarios saltando, cantando y compartiendo su alegría con los hinchas. En sus declaraciones, post-partido, las referencias a los "45 millones de argentinos" (más de 47 millones en realidad, según el último censo) son frecuentes.

"Lo primero que se me viene a la cabeza es emoción. Esto lo hago por 45 millones de personas, el país no pasa un buen momento por el tema económico y eso y darle alegría a la gente es lo más satisfactorio en este momento", declaró a la televisión de su país el arquero Emiliano Martínez después de ser el héroe de los cuartos, atajando dos lanzamientos a Países Bajos en la tanda de penales del pasado viernes.

"Mi primera imagen de la selección de Argentina es de México en 1986. Era una locura en la época, pero no la locura actual. En esto está el lado deportivo, pero también están los problemas socioeconómicos en el país, que hacen que haya una pasión todavía mucho más grande", estima Trezeguet.

 

 

 

 

Diego, Doña Tota, las Malvinas 

Otros, como Beto, un sexagenario que habló con la AFP en el zoco Waqif durante la fase de grupos, han llegado a Doha desde otros lugares después de haber emigrado. Pero su pasión sigue intacta.

"Por mucho que hace que vivo en Estados Unidos, si me cortan acá (señalando su muñeca izquierda) me sale sangre celeste y blanca", decía este bonaerense, que lleva tres décadas residiendo en Filadelfia, donde tiene un negocio de venta de alfombras.


Entérese: Cristiano Ronaldo espera que cada uno "saque sus conclusiones" sobre Portugal


Dos cánticos se repiten sin cesar en los estadios de Catar, "Vamos Argentina" y "Muchachos", una especie de himno no oficial de esta selección, en cuya letra aparecen Messi, recuerdos de Diego Maradona y de sus padres Don Diego y Doña Tota, pero también la guerra de las Malvinas de 1982 entre el país y Reino Unido.

"Muchachos, ahora nos volvimos a ilusionar. Quiero ganar la tercera, quiero ser campeón mundial", dice una parte de la letra.

Croacia, Francia y Marruecos, los otros semifinalistas, están avisados: Messi y Argentina quieren seguir cantando.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en  http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP
Lunes, 12 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión