Escuchar este artículo

Los niños se gozaron la Copa Navideña de baloncesto

Viernes, 16 de Diciembre de 2016
Se juega en las categorías premini y minimixto, con el fin de que todos puedan jugar.

Recreación, deporte, diversión, así conviven por estos días los 400 niños que participan en el tercer festival de baloncesto infantil Copa Navidad, que organiza cada año el club escuela New Star que dirige el seleccionador Edward Agelviz.

El torneo que comenzó el 14 de diciembre en la cancha del barrio comuneros de la ciudadela Juan Atalaya se clausura hoy en el coliseo Toto Hernández donde se han jugado las dos últimas jornadas y en el que los pequeñines se han gozado el campeonato.

De igual forma se juega en las categorías premini y minimixto, con ánimo d que todos tengan la posibilidad de jugar.

El entrenador colombo-venezolano recordó de la idea de este evento se le ocurrió hace seis años, y hace tres se plasmó con la buena asistencia de equipos de Cúcuta, Santander y Venezuela.

“Llevamos seis años con el club New Star, trabajando de la mano con los padres de familia, en el que también hemos contado con el respaldo de Liga de baloncesto y ya son tres años haciendo el torneo”, afirmó Agelviz.

Opinó que la colaboración de los papás de los niños ha sido importante para desarrollo del torneo en los tres años que lleve efectuándose.

“Para este torneo están compitiendo 34 clubes que reúne unos 400 niños y dos quintetos de Santander que han jugado el Ponybaloncesto (de Medellín). También hay jugadores que vinieron de Venezuela que a pesar del cierre lograron venir e integrarse con otros equipos y disfrutar de esta fiesta deportiva”, acotó Edward Agelviz.

Agregó que el fin del festival “siempre he trabajado con la mentalidad de que los niños avancen, se fogueen, para que el departamento suba el nivel técnico y competitivo y los jugadores puedan hacer parte a futuro de las selecciones Norte”.

Pasión por el balincesto

De otro lado, para el entrenador Harold Guerra, del Club Pasión del Baloncesto (CPB), es toda una experiencia no solo en lo deportiva, sino como una actividad de responsabilidad social de llevar el deporte de la pelota naranja a las zonas más vulnerables de la ciudad y demostrar que mediante el deporte se puede tener disciplina y calidad de vida.

“El Club Pasión por el baloncesto lleva año y medio trabajando  con niños de los 6 a los 17 años en damas y varones”.

Guerra, egresado de la Universidad de Pamplona resaltó que esta labor “nació hace siete años en la presidencia de Javier Duarte en la Liga, cuando se tuvo los 22 centros de formación (en los barrios) y de ahí la pasión por este deporte y decidimos formar el club en el contamos con 90 niños entrenando en las diferentes categorías”.

En cuanto al proceso de formación Guerra hizo énfasis explícitamente en la disciplina, educación y respeto.

“Nuestra filosofía es la formación del niño, no es solo la parte deportiva. Son infantes a los que hay que educarlos, enseñarles buenos modales  sacrificios, ser personas de bien ganarle la batalla a las adiciones, la delincuencia y que mejor que sea a través del deporte”, explicó el entrenador.

Image
Omar Romero - Periodista de Deportes
Omar Romero Güiza